Las 15 frases más populares de José Saramago

Inspiración

October 18, 2016 13:09 By Fabiosa

José Saramago nació el 16 de noviembre de 1922 en Azinhaga, una aldea de Ribetejo a unos 100 kilómetros kilómetros al noreste de Lisboa. Fue un escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués. En 1998 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacó su capacidad para «volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía».

garuyo

Aqui os presento las frases más populares de José Saramago:


  • La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva.
  • Nuestra única defensa contra la muerte es el amor.
  • Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.
  • Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.
  • Para qué sirve el arrepentimiento, si eso no borra nada de lo que ha pasado. El arrepentimiento mejor es, sencillamente, cambiar.
  • He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro.
  • Tener no es poseer. Puede tenerse aquello que no se desea. Posesión es tener y disfrutar lo que se tiene.
  • Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos.

dicenqueyodije

  • La alegría y el dolor no son como el aceite y el agua, sino que coexisten.
  • Disentir es uno de los derechos que le faltan a la Declaración de los Derechos Humanos.
  • Hay palabras que se retraen, que se niegan, porque tienen demasiado significado para nuestros oídos cansados de palabras.
  • Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran.
  • Las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un río. Si están allí es para que podamos llegar al otro margen, el otro margen es lo que importa.
  • Los escritores viven de la infelicidad del mundo. En un mundo feliz, no sería escritor.
  • Yo no escribo para agradar ni tampoco para desagradar. Escribo para desasosegar.