ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

El acto más desinteresado: tuvo a una bebita que no sobreviviría, solo para poder donar sus órganos

Date September 7, 2019 00:48

Una madre tuvo el acto más desinteresado del mundo cuando decidió traer al mundo a su bebita, aún sabiendo que nacería y no sobreviviría.

La idea era que su hija nacería para donar sus órganos al fallecer y darle una oportunidad de vida a otras familias en problemas..

Bebé con anencefalia.

Krysta Davis, quien tenía 23 años, y Derek Lovett, de 26, debieron tomar una decisión desgarradora en la semana 18 de gestación cuando los médicos les informaron que tenían 2 opciones: debían inducir el parto de inmediato o continuar adelante con el embarazo.

Resultó que su hija tenía anencefalia, un grave defecto de nacimiento responsable de que los bebés nazcan con un cerebro subdesarrollado y el cráneo incompleto. Así que, en cualquier caso, la bebita moriría en el útero o a los pocos días de nacida.

A sabiendas de que su tiempo era limitado, los dos padres disfrutaron cada momento del embarazo a pesar de conocer cuál sería su trágico final.

Una vez llegada la víspera de Navidad, Rylei Arcadia nació con un peso de casi 3 kilos y sobrevivió milagrosamente durante una semana, pero murió un día antes del año nuevo.

Bebé dona sus órganos.

No obstante, su corta vida ayudó a salvar a otros, ya que después de su fallecimiento, sus padres donaron las válvulas de su corazón y sus pulmones a una fundación de investigación que necesitaba desesperadamente estos órganos para un proyecto importante.

Quizá te interese: Las principales razones para convertirnos en superhéroes y salvar vidas donando sangre

Krysta contó que la idea de tener a su bebita y no detener el embarazo vino de una asistente del gerente del hospital, quien les dijo lo siguiente:

No sé si saben esto, pero tener al bebé significaría que tendríamos la opción de donar sus órganos y ayudar a muchas familias. Sé que es difícil, pero piensen en lo que les digo.

Luego de una larga discusión durante la noche, la pareja tomó la decisión de experimentar los más posible la sensación de tener una familia mientras el sueño durara y contribuir con otras familias al mismo tiempo.

Así fueron las palabras de Krysta para recordar uno de sus momentos más especiales:

Fue increíble sentir su primera patada, no sabía si se movería en absoluto, pero nos dimos cuenta con el tiempo de que lo hacía, y mucho. A medida que avanzábamos, podía sentir que sus pies pequeños se movían.

Quizá te interese: Él le donó un riñón a su esposa y así festejaron sus 23 años de casados

No obstante, el nacimiento fue muy difícil para la pareja, dado que ninguno de los médicos pudo darles un tiempo estimado de vida para su pequeña, solo sabían que sería muy corto y que debían aprovecharlo al máximo.

A pesar de esto, la pareja sabía que había hecho lo correcto:

Por más difícil que resulte regalar sus órganos, serán la diferencia para otros que no tendrían una segunda oportunidad [de otra manera].

No te pierdas este conmovedor video que muestra los momentos más emocionales de esta familia.

En definitiva, el acto de generosidad y solidaridad de esta pareja es algo único e irrepetible.

Esperamos que otros vean en ellos un ejemplo a seguir y decidan convertirse en donantes de órganos en un futuro, como lo hizo esta mujer, luego de morir en un accidente automovilístico.

¿Qué te pareció esta historia, triste, pero inspiradora?

Quizá te interese: Donar sangre del cordón umbilical de un bebé podría salvar vidas