RESRVE

Perder peso o morir: Ellos tuvieron que cambiar su vida para ganarle la batalla a la obesidad

Date April 11, 2018 19:06

Chantelle Fleming, de Melbourne, Australia, contó:

Para mucha gente, perder peso es una batalla, pero cuando tienes 26 años y pesas 180kg, el camino puede ser bastante abrumador, incluso antes de comenzar a caminarlo.

Chantelle siempre fue una niña regordeta, para cuando era una adolescente, ya tenía obesidad. Fue víctima de acoso y en el bus escolar siempre intentó permanecer ausente, ya fuera con sus audífonos puestos o sentándose lo más alejada posible de los chicos y chicas que molestaban a las personas 'diferentes'.

Ella se hundió en una gran depresión y tuvo otros problemas de salud como síndrome de ovario poliquístico, problemas con su tiroides, resistencia a la insulina y ansiedad. La comida se volvió su única fuente de felicidad y como resultado, su peso se salió de control.

Intentó distintas dietas pero ninguna le funcionó, siempre encontraba la forma de volver a comer demasiado. Luego de conocer a Grant, comenzó un gran romance... Y sus malos hábitos empeoraron.

Grant también sufre de problemas con la comida, así que juntos, eran un combo terrible. Todo empeoró cuando se mudaron juntos, ya que compartían el gusto por el chocolate, bebían litros de Red Bull y comían alimentos grasosos mínimo 3 días a la semana. Comer juntos era lo suyo. Lo disfrutaban tanto que incluso compraron un refrigerador más grande para mantener confortable a su insaciable apetito.

Cuando se casaron, ambos estaban en el nivel de obesidad más alto de sus vidas, ella pesaba 180kg.

Un día, ella estaba sentada en su escritorio de trabajo cuando se sintió sumamente exhausta, en su coche, mientras manejaba, casi se quedó dormida y en numerosas ocasiones, no podía respirar por las noches. Ignoró las señales y de pronto le aparecieron terribles dolores de cabeza, de espalda, sus piernas se entumecían y encontraba muy difícil caminar. Así que fue con el médico, pero recibió un fuerte regaño:

La doctora fue muy dura conmigo y me dio mucho de ese amor que necesitaba escuchar. Ella me dijo que la única solución para mis problemas de salud era bajar de peso o corría el riesgo de morir, fue muy clara al afirmar que si no lo hacía, podía comenzar a planear mi funeral en lugar de mi fiesta de cumpleaños número 30.

Fueron esas noticias tan fuertes las que llevaron a Chantelle y a Grant a reevaluar sus vidas. Así fue como ambos hicieron un pacto y decidieron perder peso juntos, fueron las ganas de vivir las que les dieron confiaza y determinación para hacerlo.

A tiempos drásticos, medidas drásticas. Ambos se realizaron la cirugía de bypass gástrico y tuvieron que someterse a 8 semanas de pre operación en las que solo podían consumir líquidos. Después de la cirugía, Chantelle tuvo muchas complicaciones y los médicos no estaban seguros de si sobreviviría. Eventualmente logró salir de aquel duro episodio y su nueva vida comenzó.

Quizá te interese: Joven brasileño revela sus secretos y explica cómo perdió 60 kilogramos en 6 meses y de forma natural

Grant tenía menos grasa corporal y para él ha sido un poco más sencillo el proceso.

En total por los dos, hoy han perdido 181kg.

Los dos le dijeron adiós a la comida en exceso y ahora consumen alimentos saludables. Reprogramar a su cerebro para tomar las decisiones correctas en cuanto a comida, ha sido lo que más trabajo les costó.

Para Chantelle, bajar de peso ha sido solo la mitad de esta batalla, como resultado de tantos kilos menos, le colgaron casi 6kg de piel, algo que constantemente le recuerda a su antigua vida. Tener esa piel colgando no la dejaba sentirse 100% satisfecha con los resultados.

Además, esa piel le causó varias infecciones y su cuerpo se volvió inmune a los antibióticos, cuando estaba en el gimnasio, se le irritaba la piel. La parte del estómago casi le colgaba hasta el piso, por lo que tenía que detenerla con la ropa interior o con fajas y sabía que necesitaría de una cirugía para removerla.

via GIPHY

Así fue como en febrero de 2018, 2 años y 11 meses después de que comenzó el camino para esta nueva vida, lo hice. Tenía mucho miedo, no sabía si esto realmente sería el fin de todo y finalmente me sentiría feliz.

Desperdicié 17 años de mi vida siendo severamente obesa, estando deprimida y con muy mala salud, pero ahora me emociona el futuro. Sé que viviré más tiempo, espero estar aquí 60 años más siendo una persona sana y feliz al lado de Grant.

De esta historia el aprendizaje es el siguiente:

El secreto para hacer un cambio permanente, consiste en saber y reconocer que el verdadero cambio toma tiempo y requiere paciencia.

Fuente: Lovewhatmatters

Quizá te interese: Tocó fondo cuando no pudo abrocharse el cinturón de seguridad y decidió cambiar su vida por su salud