Este padre tiene “el peor trabajo del mundo”, pero lo hace con tal de sacar a sus hijas adelante

Podemos quejarnos todo lo que queramos de nuestros trabajos: de la eterna cantidad de tiempo que nos toma llegar, de las intensas horas sentados en una oficina, de los malos tratos de ciertos compañeros, etc. Pero, sin duda, hay trabajos en el mundo que hacen parecer a cualquiera como un paraíso. Y estamos hablando de los limpiadores de alcantarillas, considerado como "el peor trabajo del mundo" y el más sucio, por supuesto.

bodom / Shutterstock.com

Claro está que por los hijos los padres son capaces de hacer cualquier cosa, como el hombre de la siguiente historia. Idris es un padre de familia originario de Bangladesh, India, quien se dedica precisamente a limpiar alcantarillas, que además de ser un trabajo poco salubre, también es una de las profesiones más peligrosas y mal pagadas en el mundo. 

La labor del hombre, quien es un empleado de 'Dhaka City Corporation', es desbloquear las líneas de alcantarillado de la ciudad sin ningún equipo de seguridad adecuado. A menudo tiene que excavar bajo tierra con solo un palo largo para ayudarlo y sin máscara para protegerlo de los vapores venenosos que emiten las aguas residuales.

gettyimages

Idris tiene tres hijas, a quienes había ocultado cuál era su verdadero trabajo. Cuando terminaba su labor, se bañaba en duchas públicas y les decía que era un obrero. A pesar de lo terrible de su trabajo, apenas si le alcanzaba para pagar la comida y la educación de sus niñas.

Quizá te interese: Al ver que su hija se está quedando ciega, este padre inventó un método para enseñarla a leer braille

Toda iba bien hasta que su hija mayor tenía que entrar a la universidad. Lo que Idris ganaba no le alcanzaba para poner pagar la inscripción y esto lo destruía, pues sabía que se quedaría sin estudiar.

Aquella tarde Idris no pudo trabajar, estaba muy deprimido para realizar sus labores, así que sus compañeros se apiadaron de él. Le dieron sus ganancias para que pudiera pagar la inscripción de su hija. Él no supo cómo agradecerles.

Ese día decidió que debía decir la verdad. Llegó a su casa sin haberse bañado previamente y le entregó el dinero a su hija. Además, hizo una gran confesión: les dijo cuál era su verdadero trabajo. Al contrario de lo que esperaba, sus hijas lo abrazaron y él dejó de sentir vergüenza.

Las chicas ahora ayudan a su padre y tienen trabajos de medios tiempo. La mayor a menudo visita a su papá en su trabajo y le lleva de comer, a él y a sus compañeros, como un gesto de agradecimiento por lo que hicieron por su familia.

No hay duda de que Idris crió a tres personas muy valiosas y debe estar enormemente orgulloso.

Cabe mencionar que Dhaka, la ciudad en la que vive Idris y su familia, tiene una población que supera los 14 millones y, recientemente, ha sido afectada por grandes inundaciones causadas por fuertes lluvias y un sistema de drenaje de aguas pluviales insuficiente.

La muerte de los trabajadores de las alcantarillas cada vez aumenta más y sigue sin proveérseles equipo adecuado.

Fuente: Daily Mail

Quizá te interese: Perseverancia, un taxi y 24 años: Las 3 cosas que este padre necesitó para encontrar a su hija

Recomendamos