Afirman que Beatriz Gutiérrez hizo un gesto feminista el día que AMLO ganó las elecciones

Hace algunos días se desbordó una nueva polémica que involucra a la esposa del presidente electo de México, Beatriz Gutiérrez Müller. Es sabido por gran parte del público que la compañera de AMLO se inclina por una corriente feminista que enaltezca la figura de la mujer dentro de la sociedad, pues ya lo ha dejado claro en varias de sus intervenciones y decisiones como próxima figura de estado.

Pues bien, de acuerdo con observaciones realizadas recientemente a las fotografías tomadas en el Zócalo de la Ciudad de México, en medio de la emoción por el triunfo electoral de López Obrador, su esposa habría hecho un movimiento con las manos que podría hacer referencia al gesto feminista.

gettyimages

El polémico gesto consiste en un triángulo formado con las manos que simboliza el órgano sexual femenino. Este gesto nació espontáneamente desde un congreso realizado en la Mutualité de París en el año 1971. Según amparo Zacarés, escritora y académica de España, Giovanna Pala fue la primera mujer en hacer este gesto como respuesta al puño en alto en el marco de ese congreso parisino. En uno de sus escritos, reza lo siguiente:

Con ello quería revertir el clásico puño en alto para así distanciarse de un tipo de política que no consideraba la dimensión política de lo doméstico. Aquella vez fue la primera manifestación de un gesto que es hoy fácilmente identificable con la denuncia de las injusticias de género.

Noticieros Televisa / YouTube

Quizá te interese: 5 revelaciones de Beatriz Gutiérrez sobre su vida con AMLO, el nuevo Presidente de México

Así pues, el gesto cobró fuerza en las manifestaciones colectivas, dado que dejaba en evidencia la subordinación femenina que se vivía dentro de la sociedad de aquella época. Su popularidad se extendió y se adoptó el gesto como representación de la subversión de un sistema social, político, económico y cultura con base en el patriarcado.

En cualquiera de los casos, la esposa del presidente no se ha pronunciado para dejar constancia de que ésa haya sido su intención con el movimiento de sus manos, pero, en realidad, una afirmación no sorprendería a nadie, pues Gutiérrez ya se ha manifestado en varias oportunidades a favor de su género y comprometida con las mujeres:

Todos los mexicanos contarán con mi apoyo, en particular las mujeres, me declaro solidaria con mi género, en todos los espectros en los que funcionamos, la mujer madre, la mujer hija, la cuidadora, la protectora, la creativa, la propositiva, la espiritual, la desprotegida, la luchadora, la campesina, la emprendedora, la activista, el Estado le ha fallado a las mujeres y no podemos permitir que nos vuelva a fallar.

De igual modo, Beatriz también pidió ponerle fin a la figura de la “primera dama” y, de hecho, rechazó su nombramiento con tal título. De acuerdo con su perspectiva, un título de esta categoría es clasista y denigrantes, ya que, para ella, en México no debe haber mujeres de primera o de segunda.

Pongamos fin a la idea de la primera dama, porque en México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda, tampoco queremos que haya hombres de primera ni de segunda. Con todo respeto a las mujeres que han actuado antes en este papel, decir ‘Primera Dama’ es algo clasista, todas somos mujeres, todas hacemos algo importante y la idea que propongo es proclamar aquí que es la suma de todas nuestras actividades las que darán como resultado un mejor país.

Todo parece indicar que la esposa del presidente optará por darle un vuelco radical a las costumbres que se han venido practicando en la nación, y no tiene problema en dejarlo ver desde ahora. El tiempo dirá cómo influirán los cambios de este nuevo gobierno en el futuro de la nación azteca.

Fuente: Nuestro País, Regeneración

Quizá te interese: “No hay mujeres de primera ni de segunda”: Beatriz Gutiérrez Müller no quiere ser llamada “primera dama”