NOTICIAS

Japón con espera de tsunami: los peces "premonitorios" del 2011 han aparecido muertos en el mar

Date February 15, 2019 01:27

El mundo sigue siendo castigado por grandes catástrofes que alertan a miles de geólogos e investigadores del mundo. Pero debemos aclarar que, a pesar de tener una tecnología avanzada, los mismos ciudadanos también pueden tener alguna idea sobre posibles desastres naturales si se presta la debida atención a las señales de la madre naturaleza.

En este caso hablamos de Japón, quien hace un par de días, tuvo la mala de suerte de hallar dos peces remo en las costas de su país. Según la cultura japonesa, estos peces no son una buena señal si se los encuentra, pues suele significar que una catástrofe se aproxima.

Embed from Getty Images

Los peces de la mala suerte.

Según se ha reportado, estos peces suelen vivir entre 200 y 1.000 metros bajo el agua y es muy poco habitual verlos en la superficie. Algunos sismólogos creen que esta especie de pez en particular es sensible a los movimientos de las placas tectónicas y su presencia en las costas japonesas indicaría que se aproxima un fuerte sismo.

Estos peces tan particulares han logrado ganar cierta popularidad porque en el 2011, año en que ocurrió el terremoto de Fukushima y su posterior tsunami y en donde se reportaron más de 20.000 muertes, se habían encontrado más de una docena de estos peces abismales que se caracterizan por sus escamas plateadas y sus aletas rojas.

Quizá te interese: Tiembla América del Sur: nuevo sismo de magnitud 4,6 sacude fuertemente las costas de Perú

Esta teoría, a su vez, está reforzada por la fuerte creencia milenaria en donde, tradicionalmente, estos peces son conocidos como los “Mensajeros del Palacio del Dios del Mar” y que viene acompañados con una desgracia inminente.

Hasta el momento se han encontrado siete de estos peces en lo que va del año y la población japonesa está más alerta que nunca.

¿Se repite la historia?

Además de la aparición de los peces, Japón ha sufrido un sismo de una magnitud de 4.9 que, según se informa, repite el mismo patrón de la tragedia de 2011. Si bien su intensidad fue relativamente moderada, los sismólogos y geólogos temen que sea la antesala de un terremoto mucho más catastrófico en el futuro.

A pesar de ser una situación calamitosa, los habitantes de Japón no parecen estar desorientados. Las experiencias previas, si bien dolorosas, le han enseñado a su población a tomar las precauciones necesarias y estar preparados para lo que sea que pueda llegar a ocurrir.

Esperemos que no suceda nada grave y que solo sean simple supersticiones, pero, en el peor de los casos, la población nipona está más que atenta ante el peor escenario. ¿Qué opinas sobre estas supersticiones? ¿Será verdad?

Quizá te interese: Existen buenas y malas decisiones a la hora de estar en un temblor: Consejos para salir con vida de un sismo