Pobreza, delincuencia y todos los problemas que heredará la presidencia de López Obrador en México

Noticias

July 6, 2018 08:23 By Fabiosa

Como todo nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el ganador de los comicios electorales celebrados en México el pasado domingo, recibirá junto con su mandato los problemas dejados por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Embed from Getty Images

Entre los problemas que aquejan en la actualidad a México, Obrador no solo tendrá que enfrentarse a una situación económica incierta, un vecino beligerante en la forma del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y numerosos escándalos de corrupción y denuncias por violaciones a los derechos humanos, sino también a la mayor ola de violencia que aqueja a México en 80 años

Embed from Getty Images

Sin embargo, hay tres situaciones apremiantes a las que Obrador deberá prestar atención en cuanto asuma la presidencia de México el próximo 1 de diciembre. Aquí te contamos cuáles son estas bombas de tiempo, según los expertos:

1. Problemas económicos.

Actualmente, el 45 % de la población de esta nación latinoamericana vive en pobreza. El gobierno de Peña Nieto logró reducir la cantidad de personas en pobreza extrema o alimentaria, pero esto no quiere decir que el número de pobres haya disminuido. Por el contrario, se mantuvo.

Embed from Getty Images

Y cambiar estas cifras será una tarea difícil para AMLO, ya que el futuro económico de México es incierto, especialmente porque las negociaciones del principal acuerdo comercial de este país —el TCLAN— son inciertas ahora que Trump está al mando del gobierno estadounidense.

Por si fuera poco, la economía mexicana parece haber estancado su crecimiento con apenas un 2,1 % de aumento del PIB y, además, enfrenta una deuda externa de alrededor de $190.000 millones.

Quizá te interese: “¡Ganamos!”: las palabras de felicitación de Belinda para AMLO, el nuevo presidente de México

2. La delincuencia.

Puede que la creciente ola de violencia y asesinatos que enfrenta México haya pasado, en parte, desapercibida internacionalmente, pero es un problema apremiante que afecta directamente a la población mexicana. Nada más el año pasado fue el más violento en los últimos 80 años de historia de este país, de acuerdo con los datos suministrador por el Sistema Nacional de Seguridad Pública mexicano (SNSP).

Por ello, el gobierno de Peña Nieto en materia de seguridad ciudadana “dejará los peores números de la historia” declaro Francisco Rivas Guerrero, director del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, para la BBC.

Embed from Getty Images

Y no es para menos. Durante el 2017 se cometieron 29.168 asesinatos y, nada más en mayo de este año, se perpetraron 2.890 homicidios. Con este número, México batió su propio récord de personas asesinadas en un mes. Además, en México también han aumentado delitos como la extracción clandestina de petróleo y la venta de drogas y la subsecuente guerra entre carteles, lo que a su vez trae como consecuencia el aumento de la violencia en las ciudades mexicanas.

3. Violaciones a los derechos humanos.

Desapariciones, asesinatos, espionaje y ejecuciones extrajudiciales son algunos de los casos que constituyen parte del legado que deja el gobierno de Peña Nieto y, al mismo tiempo, manchan el historial de México en cuanto a derechos humanos se refiere.

116 periodistas fueron asesinados solamente entre el 2012 y mayo de este año, y sus casos aún siguen sin resolverse. A esto se le suma la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, en septiembre del 2014, y las ejecuciones extrajudiciales que perpetraron policías del estado y soldados durante las operaciones contra la delincuencia organizada que llevó a cabo el gobierno de Peña Nieto.

Embed from Getty Images

Por si fuera poco, el gobierno mexicano fue acusado de utilizar Pegasus —un software de espionaje que solo se vende a gobiernos y, en teoría, debe emplearse solamente contra el terrorismo y la delincuencia organizada— para intervenir las comunicaciones de periodistas y defensores de los derechos humanos.

Los expertos están de acuerdo en que resolver estos problemas antes de la toma de posesión de AMLO en diciembre es prácticamente imposible, por lo que el nuevo presidente tendrá que avocar toda su atención a desactivar estas bombas de tiempo antes de que estallen.

Fuente: BBC

Quizá te interese: La ex modelo Carmen Campuzano pide a AMLO un puesto en su gobierno para combatir las adicciones