NOTICIAS

El terror no ha terminado para los niños migrantes separados de sus familias: Nuevos detalles salen a la luz

Date June 22, 2018 16:46

Un mes antes de que la administración de Donald Trump promulgara una política que permitiera que el gobierno se llevara a miles de niños migrantes de sus padres, el presidente dijo en dos ocasiones a las multitudes en sus mítines que los miembros de pandillas inmigrantes no eran personas, sino animales.

gettyimages

"Estos son animales", dijo en mayo. Durante el fin de semana, surgieron videos y fotos de los centros de detención tipo jaula donde se alojan los niños, separados de sus padres.

Su comentario fue dirigido a miembros violentos de la pandilla MS-13, y él negó la idea de que había estado hablando de todos los inmigrantes. Hoy, sin embargo, a medida que aumentan las críticas sobre las políticas de inmigración, los defensores y abogados se preguntan hasta qué punto Trump y su equipo están dispuestos a impedir que los inmigrantes ingresen al país.

gettyimages

El ejemplo más extremo hasta ahora es la práctica de la separación familiar, que ha visto a más de dos mil 300 niños separados de sus padres. Los defensores dicen que la práctica ha estado ocurriendo silenciosamente durante meses antes de que el gobierno la adoptara como política en abril.

gettyimages

"Va totalmente en contra de en qué se fundó este país", dijo Janet Gwilym, una abogada que ha estado representando a niños en el estado de Washington. "Tenemos una responsabilidad moral de acogerlos. El derecho internacional es acoger refugiados; esa gente lo es, y en su lugar, estamos aumentando el trauma por el que están pasando".

Ella dijo que los niños dijeron que los funcionarios de inmigración les dijeron que volverían a ver a sus padres en unos minutos, pero que no los habían visto en meses.

gettyimages

Frente a la condena generalizada, bipartidista y las advertencias de los cuerpos médicos sobre las consecuencias a largo plazo que estas separaciones tienen para los niños, Trump y su gabinete se han mantenido firmes. "Estados Unidos no será un campo de migrantes y no será un centro de detención de refugiados. No lo será", dijo Trump durante un discurso en la Casa Blanca.

gettyimages

Entre los afectados se encuentran refugiados, adultos indocumentados y niños, que también han sido blanco de acciones como la cancelación de un programa de refugiados para niños que viajan desde los peligrosos países del triángulo norte de Centroamérica.

Quizá te interese: Trump no firmará ley de inmigración del Partido Republicano que dejaría de separar a familias en la frontera

Ahora hay historias diarias de personas indocumentadas, residentes en los Estados Unidos durante décadas y con niños nacidos en el país, siendo atacados en sus lugares de trabajo y obligados a regresar a sus hogares.

gettyimages

Cuando se trata de la población indocumentada que vive en los Estados Unidos, a los ojos de la administración, ya no parece haber ninguna distinción entre delincuentes violentos y personas que han vivido silenciosamente sin estatus legal durante décadas.

La represión de la política ha avanzado en muchos frentes, pero el giro más extraordinario fue en abril, cuando la administración Trump hizo posible la separación familiar, diciendo que habría "cero tolerancia" para las personas que cruzan la frontera ilegalmente.


gettyimages

En la frontera, esos padres son considerados delincuentes y separados de sus hijos, que no pueden ser retenidos en centros de detención para adultos.

Otros problemas incluyen que los niños podrían no saber por qué huía su familia en primer lugar, lo que podría afectar el resultado de su caso de inmigración.

gettyimages

Otro desafío es que los abogados defensores no saben lo que los padres separados quieren para sus hijos. Por ejemplo, si un padre es deportado, es posible que desee que su hijo vuelva con ellos. O puede haber tanto peligro en su país de origen, que preferirían que el niño se quede con las autoridades de inmigración en el país.E incluso si se conocían las preferencias de los padres, no existe un procedimiento claro para reunir a los padres, especialmente si un padre ya ha sido deportado.

gettyimages

Pero nuevos estudios han descubierto lo peor del caso: las consecuencias que sufren estos pequeños durante la separación y en su confinamiento.

Médicos y abogados han visitado los albergues y aseguranque las instalaciones están en buenas condiciones, limpias y seguras, pero apuntaron que los menres estaban histéricos, llorando...

gettyimages

“Los albergues no son el problema, separar a los niños de sus padres es el problema”, dijo la pediatra Marsha Griffin del sur de Texas.

gettyimages

Alicia Lieberman, directora de la Red de Tratamiento de Traumas Tempranos en la Universidad de California, habló sobre el daño emocional:

Los niños están programados para desarrollarse mejor bajo el cuidado de una figura paterna. Cuando se rompe ese lazo mediante separaciones largas e imprevistas sin una fecha determinada para reunirse, los niños responden a los niveles psicológicos y emocionales más profundos.

Su miedo genera un torrente de hormonas del estrés que altera los circuitos neuronales del cerebro, crea altos niveles de ansiedad, los hace susceptibles a enfermedades físicas y emocionales, y daña su capacidad para manejar sus emociones, para confiar en la gente y para concentrarse en actividades propias de su edad.

Separar a las familias de migrantes no sólo implica una medida cruel por parte del gobierno, sino que podría afectar psicológicamente a los menores, dejando huellas de por vida. El mundo entero exige respuestas por parte del Presidente Trump y acciones rápidas para frenar esta política bárbara e inhumana, ¿hasta cuándo acabará esto?

Fuente: El Nuevo Día, Washington Post, CNN, The Guardian

Quizá te interese: Trump llamó "animales" a los inmigrantes latinoamericanos, y México respondió con firmeza