NOTICIAS

Después de Dorian: imágenes de la destrucción que dejó el huracán más devastador del Atlántico

Date September 6, 2019 22:33

Dorian pasó a la historia como el primer huracán categoría 5 en azotar las islas Ábaco. La tormenta alcanzó una fuerza inusitada que la convirtió en la más poderosa que pasa por el Atlántico desde 1935 y, además, Dorian ya es catalogado como uno de los peores huracanes de los últimos 40 años.

Luego de días que parecían interminables mientras permanecía causando estragos en Bahamas, al fin continuó su camino, solo para dejar tras de sí imágenes devastadoras de los daños que provocó.

Las islas Ábaco no estaban preparadas para sufrir un embate tan agresivo, por lo que la destrucción provocada resulta sobrecogedora e imponente.

Las lluvias torrenciales que no dieron tregua, aunadas a los vientos implacables y el aumento en la marea, cambiaron por completo el paisaje de Bahamas y causaron daños por miles de millones de dólares, además de que despojaron a los habitantes de los servicios más básicos para sobrevivir.

Sumado a las pérdidas materiales, Dorian se llevó la vida de por lo menos 30 personas en el norte de Bahamas, dejó a cientos más desaparecidas y estiman que conforme avancen los días, las cifras escalen, pues todavía hay zonas tan inundadas o destruidas, que no se han podido emitir números oficiales.

El panorama para los isleños no es prometedor luego de presenciar cómo perdían todo frente a sus ojos, pero ya han iniciado las labores de reconstrucción y ayuda humanitaria para que la población pueda recuperarse de esta tragedia.

Mientras tanto, Dorian perdió poderío y en su camino hacia las Carolinas, bajó hasta categoría 1, aunque eso no significa que su fuerza deba ser subestimada, pues en Estados Unidos ya cobró la vida de 5 personas y está causando daños graves a las zonas afectadas.

Este huracán alcanzó dimensiones y fuerza sin precedentes que ya se hicieron de un lugar en los récords mundiales, pero también dejó una huella imborrable en la memoria de las islas Ábaco, Bahamas y el Este de Estados Unidos, donde seguirá pesando la destrucción de Dorian por generaciones.