Luego de tenerlo todo, esta gimnasta rusa tuvo que vender sus medallas para no pasar hambre

Noticias

June 20, 2018 19:18 By Fabiosa

En los Juegos Olímpicos de 1972 hubo solamente un nombre que se robó la admiración de toda Rusia y el mundo: Olga Korbut. La gimnasta para aquella década fue la sensación de aquellas olimpiadas en la competencia de barras paralelas. Sin embargo, su presente es muy diferente al que todos esperaban.  

 

Una publicación compartida por @gimnastica_artistica el

Cuando apenas contaba con 17 años, muy pocas personas daban algo por esta chica, pero tan pronto pisó el Gimnasio Olimpico de Munich su rutina fue considerada por todos como una de las más grandes demostraciones de gimnasia en la historia.

 

Una publicación compartida por unknown (@eleoelion) el

Sus rutinas fueron electrizantes y llevaron a su equipo en viga de equilibrio y barras paralelas a ganar oro y plata. No te pierdas esta gran demostración de lo que hablamos:

Cuatro años más tarde, Korbut desencadenó una explosión de interés en la gimnasia y se hizo con otro oro y una medalla más de plata en los Juegos Olímpicos de Montreal.

Quizá te interese: No hay barrera que lo detenga, Karl Fow es el primer latino en ganar "Guerrero Ninja Americano"

En total, la chica ganó 4 medallas olímpicas y le dio a la gimnasia un nuevo rostro y reconocimiento alrededor de todo el mundo tras sus 8 años de carrera deportiva. No obstante, una noticia que sacudió al mundo fue cuando se supo que esta mujer que ya cuenta con más de 60 años vendió sus pertenencias más preciadas en una subasta de internet.

Las medallas fueron vendidas por la increíble cifra de $333.500 dólares en el portal Heritage Auctions. La ex gimnasta soviética que ahora vive en Arizona dijo que la más costosa de todas fue la medalla de oro de sus primeros juegos olímpicos, la cual costó 70 mil dólares.

Según algunas fuentes cercanas a la deportista, estos ingresos la salvaron de caer en la bancarrota total. Entre otros artículos en venta se incluyeron uno de sus leotardos de rendimiento, su Premio a la Personalidad Deportiva del Año de la BBC de 1972 y varias medallas soviéticas.

En definitiva, esta subasta demuestra que la vida es una montaña rusa increíble en la que, en un momento podemos estar en las alturas y, al siguiente, tocar fondo sin previo aviso.

Fuente: Mundo deportivo

Quizá te interese: La "enfermedad del beso" sacó de la jugada a una deportista colombiana en plena competencia