ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Madre tardó 9 meses en recuperar a su hijo biológico, quien había sido cambiado luego de nacer

Date August 29, 2019 18:45

Mercedes Casanalles, una mujer originaria de El Salvador, conoció a su esposo, Richard Cushworth, en Dallas y juntos comenzaron a formar su familia perfecta; sin embargo, ellos nunca se hubieran imaginado que tendrían una complicación enorme en el camino, pues la joven vivió una verdadera pesadilla cuando le entregaron un bebé que no era suyo después de haber dado a luz.

La fecha del nacimiento del bebé estaba pactada para junio de 2015 y nacería en el país natal de su madre; sin embargo, su médico, Alejandro Guidos, le dijo que, para evitar complicaciones, el niño debería nacer en mayo por cesárea. El bebé pasó su primera noche de vida en una enfermería por haber nacido prematuro, pero, al día siguiente, ya se lo habían entregado a la madre, aunque este niño no era el de ella.

La Sra. Cushworth dijo que ya había comenzado a sospechar que algo no estaba bien desde un comienzo, pues ella había notado que las características no coincidian con las que recordaba luego de haber sostenido a su bebé después del parto. Sin embargo, los médicos solo le aseguraron que, por ser un recién nacido, su rostro estaba hinchado y que pronto luciría como ellos.

La familia regresó a Dallas para continuar con sus vidas, pero, luego de un mes, el niño no lucía como sus padres, por lo que Mercedes decidió realizarse una prueba de ADN para eliminar sus sospechas y, efectivamente, el niño no era suyo.

Casi de inmediato, la familia comenzó un proceso legal en contra del médico que les había entregado a su bebé. Asimismo, Mercedes y Richard trataron de encontrar todos los papeles y documentos necesarios para traer a su hijo de vuelta a Estados Unidos.

Sin embargo, el proceso fue más complicado de lo que ellos pensaban, pues tardaron más de nueve meses en juntar todo y gastaron casi todos sus ahorros, al punto de que la familia casi termina en bancarrota.

Esta situación nos forzó a separarnos, fue horrible. Pensé que todo se resolvería en un par de días, quizá semanas, pero no nueve meses. Fue una pesadilla.

Afortunadamente, Mercedes y Richard consiguieron la ayuda del embajador británico de El Salvador, Bernhard Garside, quien fue un verdadero ángel caído del cielo en esta lucha. El funcionario le informó a la familia que cambiar bebés era una tarea fácil, pero desentrañar todo el papeleo toma muchísimo tiempo.

No obstante, la familia logró recuperar a su niño, aunque, para ese entonces, ya tenía cerca de un año de edad. Sin duda, habrá sido muy difícil despedirse de un pequeño que, aunque no haya sido suyo, lo criaron como tal desde un comienzo, pero, afortunadamente, la familia Cushworth ya está con su niño biológico ahora y juntos viven una vida tranquila y llena de felicidad.