ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Famosa modelo se desfiguró el rostro como consecuencia de someterse a exceso de cirugías

Date August 30, 2019 21:27

Katie Price es una famosa modelo británica que recientemente se sometió a una cirugía estética en Turquía, para la cual había permanecido en casa reposando durante el mes pasado, sin embargo, fue vista en la calle pero su aspecto le causaba dolor físico a cualquiera que la mirara.

La cara de Katie estaba sumamente hinchada hasta el punto que no podía abrir bien los ojos y su largo cabello rubio cubría las cicatrices que llenaban tanto su rostro como sus orejas. Esta ocasión, Katie teme haber llegado demasiado lejos con la cirugía.

Es una desgracia que solo busca llamar la atención. No le importa cuidar de sus hijos ni otro ser viviente. Los ex de Katie Price se preocupan por lo que sus impresionables hijas puedan ver después de su cirugía.

Una adicción a las cirugías.

Desde 1998, la mamá de cinco hijos se ha sometido a excesivas cirugías plásticas con tal de mejorar su aspecto. Comenzó con liposucción y aumento de senos de copa B a copa C, pasando después de un año a copa D y más tarde a copa F. De ahí espero hasta el 2006 para volverse a operar y cambiar el tamaño de su pecho a una descomunal copa G.

Después en 2007 estrenó dientes y nariz nueva y un año más tarde decidió reducir sus senos nuevamente a copa C aunque el gusto le duró muy poco porque años más tarde volvió a aumentarse los senos al tiempo que se operó sus mejillas, labios y se hizo una lipoescultura de cuerpo completo.

Tras una infección que le provocó removerse los implantes de seno y un desastroso levantamiento de rostro, Katie se dedicó simplemente a jugar con su rostro, mejillas y barba. La última cirugía fue para inyectarse grasa en su cara y trasero y es la cual la ha dejado tan delicada.

Su familia está preocupada.

Katie es madre de Harvey, Junior, Princess, Jett y Bunny, sus pequeños quienes han expresado estar bastante inconformes por las cirugías de su madre y el fatal cambio en su aspecto físico pero más que estar molestos, se encuentran sumamente preocupados por la salud de su mamá.

Tal vez Katie debería de anteponer el bienestar de sus criaturas antes de continuar dando rienda suelta a su adicción por las cirugías plásticas, ¿no lo crees?