5 Trucos para depilar y perfilar las cejas lo más rápido posible y sin tanto sufrimiento

Trucos

August 1, 2018 19:43 By Fabiosa

Sacarse las cejas es, tal vez, una de las actividades más detestadas que tenemos que sufrir, justo por debajo de depilarnos. Los pinchazos, las cortaditas, el dolor, los ojos llorosos y hasta las ganas de estornudar son excusas más que suficientes para pensártelo dos veces y darle largas al momento de sacarse las cejas.

Dean Drobot / Shutterstock.com

Sin embargo, si los ojos son el espejo del alma, las cejas son definitivamente el marco, por lo que mantenerlas depiladas y arregladas es un paso vital en nuestra rutina de belleza. Por fortuna, aquí te presentamos cinco trucos para aliviar el dolor y la incomodidad que puedas sentir cuando te sientas frente al espejo o acudes a tu salón de belleza. Así que sigue leyendo y toma nota.

1. Toma una ducha caliente.

Marius Pirvu / Shutterstock.com

El momento ideal para depilarte las cejas es justo después de tomar una ducha con agua caliente. Como seguramente ya sabes, el calor abre los folículos y poros de tu cara, por lo que será más fácil y, por lo tanto, menos doloroso sacarte las cejas. Si no tienes tiempo para tomarte una ducha o simplemente se te olvidó, puedes colocar una compresa o una toallita caliente sobre tus cejas por unos minutos antes de depilártelas. Solo asegúrate de que la temperatura no sea muy alta para que no te quemes.

2. Usa hielo.

AngieYeoh / Shutterstock.com

El hielo es un excelente aliado para aliviar el dolor. Puedes sostener un poco de hielo sobre tus cejas por unos segundos para entumecer el área y, de esta forma, no sentir tanto dolor al momento de usar las pinzas. O, si es mejor para ti, también puedes usarlo después de depilarte las cejas para aliviar tanto la inflamación como el dolor.

Quizá te interese: Esta mascarilla de uvas y miel es el “bótox casero” que no sabías que necesitabas

3. Mantén tus pinzas afiladas.

BLACKDAY / Shutterstock.com

Asegúrate de que tus pinzas estén bien afiladas antes de usarlas. Las pinzas afiladas pueden sujetar mejor cada vello para que no se resbale y tengas que volver sobe la zona otra vez (lo que, si somos honestos, a veces duele más que la primera vez). No es necesario que compres un par nuevo cada vez que vayas a sacarte las cejas, simplemente puedes usar una lima para las uñas y sujetarla con la pinza. Mueve la lima de lado a lado y listo, tu par de pinzas estará afilada.

4. Depílate en la dirección del vello.

Lyashenko Egor / Shutterstock.com

Otra cosa que puedes hacer para no tener que volver a ese vellito rebelde que no quiere salir, es tomarlo en la base y tirar en la dirección en que crece. Si tomas el vello más arriba o lo halas en la dirección opuesta, corres el riesgo de quebrar el cabello y tener que volver a él.

5. El aloe vera es tu mejor amigo.

Olga Vorontsova / Shutterstock.com

Si al finalizar sientes tu piel tensa e irritada, aplica un poco de gel de sábila sobre la zona afectada y déjalo secar. El aloe vera es excelente para calmar e hidratar la piel después de someterla a un tratamiento de belleza.

Nina Buday/Shutterstock.com

Por supuesto, mientras más constante seas y aprendas a depilarte las cejas, más rápido y menos doloroso te resultará, ya que tu piel se acostumbrará al proceso. Sin embargo, nunca está de más emplear estos trucos para asegurarte de eliminar al mínimo el dolor y hacer que este paso en tu rutina de belleza sea más llevadero.

Fuente: Bustle, Good Housekeeping

Quizá te interese: 4 Métodos recomendados para desaparecer las feas arrugas y quitarte esos años de encima


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.