5 Platillos que jamás, jamás, jamás debes ordenar en un restaurante, según los propios chefs

Cuando hablamos de comida, las opiniones son tan variadas como platillos hay en el mundo. Están las personas que prefieren salir del paso y comen lo que sea que esté en la nevera, las que son “mañosas” y su dieta consiste de tres alimentos solamente o aquellas que eligen hacer de la hora de la comida toda una experiencia transcendental.

Photographee.eu / Shutterstock.com

Sea cual sea el grupo al que pertenezcas, indudablemente llevas tus preferencias personales contigo al momento de cenar fuera de casa. Pueda que siempre ordenes el mismo platillo sin importar el sitio que visites o, por el contrario, te consideres todo un foodie y no tienes miedo de pedir los platos más exóticos, pero hay alguien que definitivamente podrá orientarte mejor al momento de visitar tu restaurant favorito: ¡el chef!

Por eso, aquí te traemos 5 platillos que jamás debes ordenar en un restaurante, según los propios chefs:

1. Platillos básicos.

Evita los platillos básicos, como ensaladas, especialmente si se trata de una cadena grande de restaurantes en vez de uno especializado. Para empezar, corres el riesgo de contraer salmonella si la higiene del restaurant es cuestionable. Además, estos locales generalmente ordenan este tipo de ingredientes en cantidades industriales, por lo que las probabilidades de que lleguen frescos a tu mesa son muy bajas.

Maxim Khytra / Shutterstock.com

Por último, ten en cuenta el sitio donde estés: si visitaste un restaurante, por ejemplo, italiano, no ordenes platillos de otra especialidad ya que puedes llevarte un chasco, tanto en sabor como en frescura de los ingredientes. De igual forma, no pidas nada proveniente del mar si estás tierra adentro.

Quizá te interese: 7 detalles que revelan a un restaurante de mala calidad, y es mejor buscarse otro

2. Aceite de trufas.

A pesar de que suena elegante y exótico, las probabilidades de que tu platillo contenga aceite de trufas hecho con trufas de verdad son muy bajas. De hecho, la mayoría de los restaurantes usa un derivado elaborado con químicos cuya interacción fue diseñada para que despida el mismo olor que las trufas.

Suchalinee / Shutterstock.com

Según el chef James Briscione, miembro del Instituto de Investigación Culinaria, lo más probable es que el aceite de trufas nombrado en los ingredientes solo signifique un sabor ofensivamente fuerte y un aumento innecesario e injustificado en el precio de tu platillo.

3. Sándwiches “elegantes”.

Whatchara Ritjan / Shutterstock.com

Por más deliciosa que suene ese emparedado, no lo pidas. Según Briscione, los chef solo amontonan ingredientes costosos en un sándwich con el objeto de aumentar su precio y no para crear una experiencia culinaria. Será mejor para ti —y para tu bolsillo— ordenar uno más sencillo e igual de delicioso.

4. El especial del día.

Estrada Anton / Shutterstock.com

Evítalo a toda costa, sobre todo si cae un lunes. ¿Por qué? Usualmente, la mayoría de los restaurantes compran sus ingredientes los jueves, justo antes del fin de semana, por lo que si ya es lunes, puede que no estén frescos. De hecho, en general, es buena idea evitar los especiales de cualquier tipo. Según la chef ejecutiva de Aita y LaRina, Silvia Barban, estos platillos son la forma que idearon algunos restaurantes de sacar de la nevera los ingredientes viejos.

5. No seas maleducado.

PHOTOCREO Michal Bednarek / Shutterstock.com

Nuestro último consejo no tiene que ver con comida, sino con tu forma de actuar. Cuando visites un restaurante, no seas grosero ni arrogante, tampoco corrijas al personal y no creas que conoces más de su trabajo que ellos. Recuerda que, técnicamente, eres un invitado en su casa, así que mientras más educado seas, mejor será el servicio que recibas.

Sin duda, comer es uno de los placeres de la vida y, ahora, si sigues estos consejos, te asegurarás de tener una experiencia deliciosa cada vez que visites un restaurante. ¡Buen provecho!

Fuente: Business Insider, Indy 100

Quizá te interese: 3 opciones para colocar los cubiertos sobre el plato e indicarle al mesero que se lo lleve o no