ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

9 situaciones comunes que enloquecen de celos a hombres y mujeres dentro de una relación

Date May 18, 2018 19:52

Una de las situaciones más regulares en las relaciones sentimentales son los ataques de celos. Si bien es cierto que algunas veces son infundados y carecen de argumentos fuertes sobre los cuales sostenerse, también es verdad que a veces el comportamiento de alguno de los dos miembros de la pareja desata las inseguridades y la desconfianza de la otra persona. De hecho, se dice que muchas veces, sin querer, parte de nuestras rutinas habituales pueden despertar los celos en el otro, indistintamente de que sea hombre o mujer. A continuación te presentamos una lista de las situaciones más comunes de la vida habitual que causan celos en la pareja.

1. Happy Hour con compañeros del trabajo.

El ambiente laboral suele ser un total misterio para la pareja, pues ignora todo lo que pueda suceder durante las horas que el otro pasa dentro de las paredes de su oficina. Por ejemplo, un predominante en las relaciones, aunque no necesariamente adecuado y justificado, es creer que hay algún colega interesado en su pareja. Por eso, cuando llega la noticia de alguna reunión de índole social fuera del horario laboral, es muy usual que la inseguridad aumente y que la mente empiece a suponer los peores escenarios.

2. Publicar fotos con amigos o amigas en las redes sociales.

Independientemente de lo que se diga, la pareja nunca creerá que una foto publicada en las cuentas de las redes sociales es insignificante; por ende, si la imagen incluye alguna amiga o amigo, según sea el caso, es muy factible que la pareja le dé mucha más importancia de la que realmente pueda llegar a tener. Este tipo de publicaciones alborotan los celos del otro, especialmente si la persona en cuestión reacciona ante la fotografía o, incluso peor, la comenta.

3. Recibir mensaje de esos mismos amigos o amigas.

La tecnología ha afectado en gran escala las relaciones sentimentales, pues ahora es mucho más sencilla deducir y atar cabos para llegar a un veredicto sobre el nivel de fidelidad de la pareja. En este sentido, recibir mensajes de amigos o amigas, aun cuando no exista una relación comprometedora con ellos, siempre encenderá las alarmas de la pareja y le alborotará los celos.

4. Tener un mejor amigo o amiga del sexo opuesto.

Sin importar cuánto se debata sobre este tema y los prejuicios sociales sobre las relaciones de amistad entre personas del sexo opuesto, a la pareja nunca le caerá bien el mejor amigo o amiga del otro. Sin duda emitir una acusación de infidelidad simplemente por una amistad como éstas es totalmente injusto; sin embargo, es innegable que es uno de los elementos que más celos produce en una relación.

Quizá te interese: Cada lado señala al otro, pero: ¿quiénes sufren más de celos, los hombres o las mujeres?

5. Salir solo o sola frecuentemente.

Aunque al final puede tornarse algo enfermizo, existen parejas a las que no les gusta que la otra persona salga sola con mucha frecuencia. Sin pensar mucho en la libertad personal y el espacio propio que todo ser humano requiere, hay quienes prefieren acompañar al otro estrictamente a todo. Esto normalmente ocurre por el temor que se siente de pensar que la pareja encontrará a alguien mejor o, en todo caso, más interesante.

6. Hablar continuamente de un compañero o compañera de trabajo.

Para muchos, compartir con su pareja sus experiencias en el ambiente laboral incrementa la confianza y lo involucra en su día a día. Así pues, es muy común tener un compañero o compañera de trabajo con el que congeniemos más, por lo que siempre terminará aludido en nuestras anécdotas cotidianas. Este tipo de acción aparentemente inofensiva suele despertar los celos, tanto de hombres como de mujeres.

7. Hablar bien del ex.

No todas las relaciones son caóticas y terminan en muy malos términos. Existen algunas excepciones en las que simplemente había diferencias que, una vez tratadas civilizadamente, calificaron como motivos para ponerle fin a la unión. Así, queda un buen recuerdo de la experiencia anterior que, en caso de compartir con la nueva pareja, puede despertar muchos celos y demasiada inseguridad. Su primer pensamiento será: “Entonces ¿por qué no vuelven?”.

8. No incluir a la pareja en los planes.

Hay a quienes les lastima que su pareja no quiera incluirlos en todos y cada uno de los planes que hace para su vida cotidiana, pues lo entienden como un sinónimo de falta de amor o de compromiso con la relación. No obstante, la individualidad también es saludable y debe ser practicada por ambas partes de la pareja, aunque en muchos casos sea un detonante intenso de celos.

9. Dejar a la pareja sola en una reunión en la que no conoce a nadie.

 

Una publicación compartida de Miss A (@missammann) el

Este ha sido el  motivo de cientos de peleas entre muchas parejas, y es que cuando alguno de los miembros invita al otro a una reunión con sus amigos, olvida que esta persona no conoce a nadie y, arrastrado por la euforia de estar con su gente, deja de lado a la persona que lo estaba acompañando desde un principio. Uno de los primeros pensamientos indicadores de celos suele ser que la pareja se arregló para alguno de los presentes en el grupo.

A pesar de que los celos suelen ser muy comunes, no siempre pueden considerarse como un sentimiento sano. Los celos están vinculados a una sensación de posesión sobre la otra persona, por lo que es importante autoanalizarse para evitar caer en una situación de celos posesivos y enfermizos.

Fuente: In Style

Quizá te interese: No todas las relaciones son positivas: 5 razones que la convierten en un espacio tóxico