ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

¿Por qué las mujeres ganan peso después de los 40? Razones científicas que lo explican

Date June 7, 2018 23:24

Siempre se puede perder peso si se plantea como una meta, pero ¿Por qué la pérdida de peso es mucho más difícil a medida que envejeces?

Es un fenómeno común que comencemos a ganar más peso una vez que llegamos a los 40. No es algo que sea cierto solo si eres mujer, porque los hombres también corren el mismo destino. Ahora veremos más acerca las razones y trataremos de encontrar una respuesta a esa pregunta.

1. Estás demasiado estresado.

El cortisol, la hormona del estrés, proporciona azúcar a nuestra sangre para que tengamos energía suficiente para nuestra respuesta de lucha. Ese exceso de azúcar se limpia con insulina y va directamente a nuestras células de grasa para su almacenamiento.

¡Un cuerpo estresado se aferra a la grasa para salvar la vida! Asegúrate de que descansas lo suficiente.

2. Tu tiroides altera tu metabolismo.

Padecer de hipotiroidismo es muy común a medida que envejecemos, pues esto ralentiza tu metabolismo y evita quemar esos carbohidratos que estás comiendo.

Lucky Business / Shutterstock.com

 

3.  Estás en la etapa pre o posmenopáusica.

Tus hormonas comienzan a disminuir a partir de los 35 años, por lo que a mediados de los 40 pueden ser muy temperamentales. Los estrógenos fluctuantes, el cortisol alto y la tiroides baja son acaparadores de grasa comunes.

4. Pasas mucho tiempo sentado.

El cuerpo no está diseñado para sentarse durante horas. No solo afecta nuestra circulación y digestión, sino que las investigaciones muestran que puede aumentar la cantidad de insulina en nuestro sistema y esta hormona promueve el almacenamiento de grasa.

Quizá te interese: 6 Eficientes consejos para perder peso sin variar demasiado nuestra rutina y ejercitar los músculos

5. No estás comiendo suficientes proteínas.

VGstockstudio / Shutterstock.com

 

Cuando no comemos proteínas en una comida, los carbohidratos liberan sus azúcares mucho más rápido, lo que estimula el aumento de insulina en la sangre.

6. Estás tomando demasiadas pastillas.

El uso regular de analgésicos, antibióticos, tabletas de indigestión, suplementos de baja calidad y otros medicamentos pueden sobrecargar tu hígado y dañar su revestimiento intestinal. Además de los posibles efectos secundarios (muchos de los cuales son aumento de peso), demasiados medicamentos pueden causar la acumulación de toxinas y pueden alterar el equilibrio de la flora intestinal.

7. No estás bebiendo suficiente agua.

Este líquido tan vital ayuda a eliminar las toxinas y hace circular los nutrientes necesarios para mantener nuestro metabolismo en su nivel óptimo.

8. Resistencia a la insulina.

Desafortunadamente, nuestros cuerpos se vuelven cada vez más resistentes a la insulina a medida que envejecemos y ese efecto se siente especialmente una vez que ingresamos a los cuarenta. Además de la peligrosa posibilidad de tener niveles altos de azúcar en la sangre debido a la mayor resistencia a la insulina, un efecto secundario es que comienzas a aumentar de peso, especialmente alrededor de la sección media.

Syda Productions / Shutterstock.com

 

9. Disminuye la resistencia y evita que ejercites.

El ejercicio solo no hará mucha diferencia en tu peso, necesitas comer bien también. Los ejercicios ayudan a mantener los músculos y estimula la hormona del crecimiento y la testosterona, lo que aumenta el metabolismo y ayuda a quemar grasa.

Es importante destacar que, al pasar la década de los 40, todos los procesos del cuerpo se ralentizan, pero no es imposible mantener todo en orden. Es por ello que debes controlar las alteraciones hormonales y tendrás la posibilidad de conseguir tu peso ideal.

Quizá te interese: 14 claves para perder peso después de los 40. ¿Quién dijo que era imposible?


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.