ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Hay algo que impide a las mujeres recuperar su figura tras el embarazo: la diástasis abdominal

Date May 23, 2018 17:34

Después del embarazo es común querer recuperar la figura, pero hay veces en que por más dieta y ejercicio que hagamos, el abdomen sigue abultado y nuestra autoestima por los suelos.

Resulta que no es culpa de nuestros hábitos o de una deficiente rutina de ejercicios, la diástasis podría ser la responsable y a continuación te detallamos todo acerca de este padecimiento:

Diástasis abdominal o de músculos rectos

Artemida-psy / Shutterstock.com

La diástasis recti, abdominal o de rectos es la separación parcial o completa de los músculos rectos del abdomen, que se encuentran en la línea media del estómago. Se trata de un padecimiento muy común durante y después del embarazo. Esto se debe a que el útero estira los músculos del abdomen para acomodar a. bebé en crecimiento. Un estudio encontró que hasta el 60% de las mujeres pueden experimentar diástasis durante el embarazo o el posparto.

Sin embargo, la condición no está limitada al embarazo. Puede afectar a cualquier persona, incluidos bebés y hombres. En algunos casos, puede ser el resultado de levantar peso incorrectamente o realizar ejercicios abdominales excesivos o inseguros.

Síntomas

El síntoma más común de la diástasis es un bulto en el estómago, especialmente cuando se esfuerzan o contraen los músculos abdominales. Los síntomas adicionales incluyen:

  • Dolor lumbar.
  • Estreñimiento.
  • Hinchazón.

Diástasis durante el embarazo

Durante el embarazo, es posible que no tengas ningún síntoma notable a medida que se separan los músculos abdominales. Pero durante el segundo o tercer trimestre, es posible que veas un bulto o cresta que se desarrolla en tu vientre. Puede aparecer arriba y debajo del ombligo. Puede ser más notable cuando tratas de usar tus músculos abdominales para pararte, sentarte o recostarte.

Si experimentas un dolor extremo en el abdomen, la espalda o la pelvis, consulta a tu médico de inmediato.

Diástasis en el posparto

Tatiana Stulbo / Shutterstock.com

Después del parto, el síntoma más notable es un bulto en el área del abdomen. Aunque ya no estés embarazada, puede parecer que todavía lo estás.

A continuación, te indicamos cómo detectar la diástasis después del parto:

  1. Acuéstate de espaldas, con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo.
  2. Levanta ligeramente los hombros del suelo, apoya la cabeza con una mano y mira hacia abajo a tu vientre.
  3. Mueve tu otra mano arriba y debajo de tu ombligo, y a lo largo de los músculos abdominales de la línea media. Ve si puedes colocar cualquier dedo en los espacios entre los músculos.
  4. Si sientes una brecha o separación de una a dos longitudes de dedo, es probable que tengas un caso moderado de diástasis recti. Después de unas pocas semanas después del parto, la brecha comenzará a reducirse a medida que los músculos recuperen la fuerza.
  5. Tu médico o fisioterapeuta también puede verificar la diástasis con una herramienta de medición llamada pinza o un ultrasonido. Esto dará una medida más precisa. También debe evaluar cualquier espacio de más de dos dedos de largo.

Quizá te interese: 10 Características físicas y emocionales que diferencian el segundo embarazo del primero en toda mujer

Causas

Durante el embarazo, los músculos abdominales y los tejidos conectivos se extienden desde el útero en expansión. Son ayudados por las hormonas del embarazo relaxina y estrógeno. Empujar durante el parto también puede propiciar la diástasis.

Los recién nacidos a veces nacen con diástasis, especialmente si son prematuros. Eso es porque sus músculos abdominales no están completamente desarrollados y conectados, pero generalmente se corrige esta condición fisiológica con el tiempo.

Prevención

Tetiana Mandziuk / Shutterstock.com

La mayoría de las mujeres experimentarán cierta separación abdominal durante el embarazo. Esto puede debilitar su núcleo y provocar dolor de espalda o pélvico. Además, ten cuidado de hacer lo siguiente:

  • Evita levantar objetos pesados ​​o tensar aún más los músculos abdominales hasta después de dar a luz.
  • Practica una buena postura.
  • Apoya tu espalda baja cuando estés sentada con una toalla o almohada colocada detrás de ti.
  • Dobla las rodillas y sostente con el brazo cuando entres o salgas de la cama, o al levantarte del piso.
  • Durante el embarazo, puedes continuar fortaleciendo tu abdomen, pero siguiendo los ejercicios modificados y seguros para el embarazo.

Para algunas mujeres, la diástasis puede corregirse después del parto a medida que los músculos abdominales recuperan la fuerza. Si todavía experimentas síntomas o separación tras ocho semanas después del parto, los ejercicios pueden ayudar. Puedes realizarlos en casa o trabajar con un fisioterapeuta o un especialista en ejercicio postparto.

El tratamiento posparto para diástasis rectos por lo general involucra el piso pélvico y ejercicios musculares profundos del estómago. Siempre consulta con tu médico y obtén su aprobación antes de comenzar a hacer ejercicio después del parto.

Ejercicios adecuados

Comienza realizando estos ejercicios de rehabilitación diariamente. Aunque siempre debes hablar con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios posterior al embarazo, estos movimientos están diseñados para ser lo suficientemente suaves como para comenzar incluso una o tres semanas después del parto. Intenta volver a evaluar el tamaño de la diástasis cada dos o tres semanas para medir el progreso.

1. Presión abdominal

Cuando entres y salgas de la cama, levantes o cargues a tu bebé o te levante de una silla, mete la panza como si estuvieras tratando de ponerte un par de jeans ajustados. Deberías poder mantener esta contracción del músculo abdominal y respirar normalmente durante 10 segundos. Este ejercicio comenzará de forma segura a ejercitar y fortalecer sus músculos abdominales sin lastimarlos.

2. Respiración

Acuéstate de espaldas sobre una colchoneta. Toma una inhalación profunda, permitiendo que tu vientre y luego tu pecho se inflen por completo. Luego, lenta y vigorosamente exhala, presionando la pared abdominal como si tuvieras un corsé mientras lo haces.

3. Cuadrúpedo abdominal

Ponte a cuatro patas (manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas) y estira los hombros para separarlos de las orejas y formar una espalda plana. Desde aquí, inhala lenta y profundamente, permitiendo que tu pared abdominal se relaje y se expanda hacia el piso. Luego exhala, estirando los músculos hacia arriba y manteniendo una espalda plana.

Ejercicios prohibidos

Evita las abdominales tradicionales, sentadillas y tablones postparto hasta que tu abdomen se cure de la diástasis. Estos ejercicios pueden empeorar la condición:

  • Cualquier ejercicio extenuante donde tus músculos abdominales están abultados.
  • Sostener a tu bebé sobre la cadera, si es doloroso.
  • Levantar o transportar cargas pesadas.
  • Toser sin apoyar sus músculos abdominales.

Complicaciones

Kamon_Wongnon / Shutterstock.com

La diástasis recti puede llevar a las siguientes complicaciones:

  • Comprometer la estabilidad y movilidad del tronco.
  • Dolor de espalda.
  • Dolor pélvico.
  • Daño a tu postura.
  • Disfunción del piso pélvico.
  • Hernia, en casos extremos.

Casos severos

Un fisioterapeuta que se especializa en la recuperación posparto puede recomendar ejercicios para ayudar a mejorar los síntomas de diástasis. Si el dolor de la diastasis recti está interfiriendo con tu capacidad para realizar actividades cotidianas, la cirugía es una opción. Algunas mujeres también eligen la cirugía por razones estéticas. Habla con tu médico sobre un plan de tratamiento que funcione mejor para ti.

Siguiendo todas las recomendaciones es muy probable que recuperes tu figura, no te desanimes y ante cualquier duda consulta siempre a tu médico.

Fuente: Web MD, Health Line, Wellness Mamá, US News

Quizá te interese: 8 síntomas más comunes que se presentan en las primeras semanas del embarazo


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.