¿Por qué el estrés suele ser más duro en las mujeres y los hombres no lo entienden?

Estilo de vida y salud

April 17, 2019 17:18 By Fabiosa

La vida de adulto suele ser muy demandante y en ocasiones uno puede llegar a sentirse estresado e ignorado al tiempo que todos los demás también lo están, y aunque uno no vea síntomas evidentes, normalizar esta enfermedad es un error ya que la mayoría de las veces ataca sigilosamente. ¿Y lo peor? Los efectos del estrés son más pronunciados en las mujeres, que en los hombres.

El estrés afecta más a las mujeres que a los hombres.

De acuerdo a información de la Asociación Psicológica Americana, las mujeres han reportado repetidamente niveles más altos de tensión que los hombres y a veces incluso más síntomas físicos y emocionales relacionados con el estrés, incluyendo dolor de cabeza, malestar estomacal, fatiga, irritabilidad y tristeza.

Es más, las mujeres de mediana edad experimentan eventos más estresantes que los hombres y las mujeres de cualquier otra época, como por ejemplo, la maternidad. Las múltiples demandas de crianza y de estar a cargo del bienestar de la familia significan que la atención de las mujeres tiende a ser más difusa, es decir, el radar protector de una madre siempre está en alerta para sus hijos también, lo que vulnera sus sentidos mucho más que el de su marido, quien puede quedarse mucho más tranquilo.

Lo que los hombres no entienden

Las diferencias en cómo los hombres y las mujeres experimentan tensión no se juegan aisladamente, por supuesto. Afectan el modo en que los esposos, las esposas, los amigos y los compañeros de trabajo experimentan e interpretan el mundo.

Al imaginar un suceso altamente estresante, por ejemplo, los hombres se enfocan en encontrar la solución sin chistar, mientras que las mujeres visualizan cognitivamente y emocionalmente la experiencia completa con todo lo que implica alrededor.

Cruzar el puente de la brecha de género.

Ahora, los problemas entre las parejas comienzan a surgir cuando cada persona tiene una percepción diferente de lo que es estresante. El resultado: cuando las personas están realmente tensas, sus parejas no están necesariamente motivadas para ofrecer apoyo porque al ponerse en los zapatos del otro, no lo consideran un gran problema. Entonces, ¿cómo obtener el apoyo deseado cuando se necesita?

  • Pídele a tu pareja que solo te escuche sin dar su opinión.
  • Explica por qué te pones a la defensiva cuando él no le da la importancia adecuada a tu problema.
  • Sé compasiva contigo misma.
  • Practica la meditación y sé agradecida contigo misma.
  • Enfócate en la amabilidad.

Esta brecha de estrés de género puede ser superada si tanto hombres como mujeres hacen el esfuerzo por comprenderse y escucharse para alcanzar el bienestar y equilibrio que ambos deseen.


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.