¿Cuáles son los peligros de comer frente a la TV o el computador? Conoce las terribles consecuencias

Ver televisión mientras saboreas un delicioso bocadillo es uno de los pasatiempos favoritos de millones de personas alrededor del mundo. Pero ¿sabías que comer frente a la televisión puede ser peligroso?

Es normal que el televisor esté situado frente al comedor principal para disfrutar de un programa mientras se come. Sin embargo, muchos médicos y psicólogos no lo recomiendan. También es común observar que alguien coma frente la computadora para aprovechar el tiempo y seguir bien sea trabajando o disfrutando. Sea delante de una computadora o de un televisor, o incluso con el teléfono o tableta, comer frente a la pantalla no trae buenas consecuencias.

Al ver un programa de televisión, el cerebro no es consciente de las cantidades de calorías ni de qué tipo de producto ingerimos, lo que aumenta el riesgo de comer excesivamente.

Es importante que al momento de comer el cerebro esté captando todos los bocados que se llevan a la boca. Pocos lo saben, pero durante la alimentación se liberan millones de señales que indican el momento de parar. Por el contrario, si la mente pierde la concentración en la comida, distrayéndose por una pantalla, el cerebro no tendrá conciencia de cuánto ha comido.

Dean Drobot / Shutterstock.com

La pérdida de concentración al comer causa dificultad para indicar al organismo el momento de parar, incluso, puede que después de un gran bocado, al terminar de ver un programa de televisión, puedas sentir ansias. Esto ocasiona que comas excesivamente, ya que no te sentirás saciado.  

¿Cuáles son los efectos nocivos de comer frente a la televisión en los niños?

En los niños también se dificulta el reconocimiento de saciedad por tener la mente distraída. Sin embargo, hay otras consecuencias que debes saber.

¿A qué niño no le gusta un colorido programa de televisión? Todos en la edad de la infancia se sienten atraídos por las coloridas caricaturas de las pantallas. Esto, combinado con los dulces, es fatal para la salud de los niños.

Quizá te interese: Deja de comer de más y empieza a comer a consciencia. Sigue estos consejos

Durante los primeros años de vida hay un gran riesgo de sufrir de sobrepeso, que va directamente reflejado en la alimentación del niño y, si se combina con la tentación de las pantallas, los resultados son fatales. La combinación de esta actividad puede causar alteraciones en el sistema metabólico, alteraciones de peso e incluso cambiar drásticamente las conductas del hogar.

Los estudios señalan que aproximadamente un niño promedio pasa entre 2 a 4 horas diarias frente la televisión. En esos momentos aprovechan de comer sus respectivas comidas diarias: desayuno, almuerzo, cena, y por excelencia las meriendas. Esto es un problema que se verá reflejado con sobrepeso, conductas inadecuadas y trastornos endocrinos a largo plazo.

Ten en cuenta que la mayoría de los niños con sobrepeso tienden a desarrollar algún tipo de diabetes o resistencia a la insulina.

¡Dale buen uso a las pantallas!

runzelkorn / Shutterstock.com

 

De acuerdo con Leann Birch, una investigadora de la Universidad de Pennsylvania, el inconveniente no es mirar la televisión y comer un bocadillo, sino en qué momento del día los niños ven las pantallas. Es recomendado que las principales comidas se lleven a cabo sin la interferencia de la televisión, del resto no está prohibido disfrutar los placeres de la comida y la distracción.

¡Recuerda escoger el momento del día!

Además, otra sugerencia de mucha validez es cambiar los bocadillos procesados por otros más sanos. Ten en cuenta alguna forma creativa de comer verduras, palomitas, jugos naturales o maníes. Si te gusta comer y ver la televisión, acostúmbrate a un buen hábito y hazlo bien.  

¿Qué efectos tiene en los adultos ver la televisión mientras se come?

Básicamente, el adulto adopta una conducta sedentaria por agarrar el gusto a un mal hábito. Esta conducta sedentaria conlleva a problemas de articulación, sobrepeso, trastornos hormonales y gastrointestinales.

A nivel del cerebro, ver la televisión inhibe la sensación de saciedad y se pierde el gusto de ciertos sabores, ya que la mente está concentrada en seguir la secuencia de un programa televisivo o del computador.  

Antonio Guillem / Shutterstock.com

No está mal ver las pantallas y comer un bocadillo, el error radica en no saber en qué momentos del día hacerlo y qué alimento será el escogido.

Antes de instalarte, escoge adecuadamente un tentempié saludable para disfrutar de tu programa favorito.

Fuente: Social Geek

Quizá te interese: 6 consejos para aprender a comer con “consciencia”, y dejar de consumir calorías extras


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Recomendamos