¿No produces suficiente leche? 6 Alimentos que solucionarán tus problemas para amamantar

Estilo de vida y tendencias

August 6, 2018 16:05 By Fabiosa

¿Mi bebé está tomando suficiente leche? ¿Estoy produciendo suficiente cantidad? ¿Cómo es que esta mamá en Instagram tiene tanta leche? Si estás preguntas te suenan conocidas, ¡no te preocupes, no eres la única! Ser mamá primeriza puede ser una experiencia agotadora que viene sin manual de instrucciones, por lo que es completamente normal que te sientas abrumada con los cambios que sufrió tu cuerpo y el cuidado de tu bebé, especialmente si decidiste amamantar a tu pequeño.

Antonio Guillem / Shutterstock.com

Si tienes más preguntas que respuestas (que es completamente normal) o si todavía estás tratando de encontrarle la vuelta a eso de amamantar (lo que sigue siendo normal), lo primero que debes hacer es consultar a un especialista que te asesore y evalúe si tu producción de leche está realmente por debajo del promedio.

Oksana.Bondar / Shutterstock.com

Y si lo es, volvemos a repetirte: ¡no te preocupes! Por fortuna, existen ciertos alimentos que estimulan la producción de leche y que te ayudarán a aumentar tanto su cantidad como su calidad si los incluyes en tu dieta. Aquí te los dejamos, así que anótalos de una vez en tu lista del mercado:

1. Granos integrales.

Vladislav Noseek / Shutterstock.com

Alimentos como la avena, la cebada, el arroz, el maíz y el trigo son ricos en nutrientes ideales para estimular la producción de las hormonas responsables de la leche materna. Por lo tanto, incluir estos alimentos en tu dieta es una buena manera de aumentar tu suministro de leche.

2. Vegetales de hojas oscuras.

Djero Adlibeshe / Shutterstock.com

Sonará extraño, pero los vegetales con las hojas color verde oscuro, como la alfalfa, la espinaca, el brócoli y el repollo rizado o kale tienen un alto contenido de calcio, además de los nutrientes que ya conocemos. Su consumo, sin duda, tendrá un efecto positivo en tu producción de leche materna.

Quizá te interese: Las madres jóvenes del mundo se vuelven locas por el nuevo accesorio de moda: Joyas de leche materna

3. Hinojo.

Pilipphoto / Shutterstock.com

El hinojo es un vegetal originario del Mediterráneo cuyas semillas añaden un gran sabor y aroma a la comida. Sin embargo, también lo puedes comer crudo o añadirlo a tus sopas o estofados. Los estrógenos que contienen son ideales para ayudar a las madres lactantes a estar al día con la alimentación de su bebé.

4. Almendras.

tashka2000 / Depositphotos.com

Los frutos secos, en especial las almendras, contienen una gran cantidad de proteínas y calcio. Añadirlas a tu dieta no solo estimulará la producción de leche, sino que también aumentará la calidad de su sabor.

5. Jengibre.

Anna Bogush / Shutterstock.com

Esta raíz no solo es una excelente forma de añadirle un toque distinto y fresco a tus comidas, sino que también estimula la producción de leche materna y facilita su flujo.

6. Ajo.

Volodymyr Plysiuk/ Shutterstock.com

El ajo es muy nutritivo y añade un gran sabor a tus comidas. Aunque su sabor a veces es muy fuerte y se traspasa a tu leche, a algunos bebés parece no importarles. De hecho, hay algunas investigaciones que sugieren que la leche con sabor a ajo mantiene a los bebés alimentándose por más tiempo. Sin embargo, si tu hijo demuestra signos de sensibilidad después de que comiste ajo, considera evitar su consumo mientras estés amamantando.

Romanova Anna / Shutterstock.com

Solo recuerda que, al igual que hay comidas que estimulan la producción, hay otros alimentos —como el alcohol, la salvia, el perejil, la menta y el sauce gatillo— que tienen el efecto contrario, así que evítalos a toda costa. Ahora sí, gracias a estos cambios en tu dieta, dentro de poco estarás produciendo más leche de la que tu bebé necesita. ¡Éxito!

Fuente: Very Well Family, Today's Parents

Quizá te interese: 12 Beneficios que otorga la lactancia materna para el bienestar y la salud del bebé y su madre


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.