La comezón durante el embarazo es normal, pero cuando se vuelve insoportable, es señal de alerta

Estilo de vida y tendencias

June 25, 2018 18:17 By Fabiosa

Durante el embarazo surgen mil y un síntomas, todos ellos pueden llegar a ser preocupantes cuando se tornan severos o no desaparecen con el paso del tiempo. Pero hay uno en especial que se convierte en una molestia: el picor o la comezón en la piel.

La picazón leve es común en el embarazo debido al aumento en el suministro de sangre a la piel. A medida que el embarazo progresa y el bebé crece, la piel del abdomen se estira y esto también puede causar comezón.

Quizá te interese: Los antojos en el embarazo, por más extraños que sean, podrían indicar que algo le falta a tu dieta

La picazón leve generalmente no es motivo para preocuparse, pero si la picazón se vuelve severa, puede ser un signo de una afección hepática llamada "colestasis obstétrica" ​​o "colestasis intrahepática del embarazo" . Este padecimiento afecta a menos de 1 de cada 100 mujeres embarazadas, pero necesita atención médica.

Picazón leve

Usar ropa suelta puede ayudar a prevenir la picazón, ya que es menos probable que la ropa roce contra la piel y cause irritación. También se debe evitar materiales sintéticos y optar por los naturales, como el algodón. Estos son "transpirables" y permiten que el aire circule cerca de la piel. Tomar un baño frío o aplicar una loción o humectante puede ayudar a aliviar la picazón.

Algunas mujeres encuentran que los productos con perfumes fuertes pueden irritar la piel, por lo que podrías intentar usar una loción normal o jabón. La picazón leve generalmente no es dañina para ti o tu bebé, pero a veces puede ser un signo de una afección más grave.

Picazón grave: colestasis obstétrica

La colestasis obstétrica (OC), también llamada colestasis intrahepática del embarazo (PIC), es un trastorno hepático que puede desarrollarse en el embarazo y que generalmente no es dañino para la madre, pero tiene complicaciones potencialmente graves para el bebé. Normalmente, las sales biliares fluyen del hígado al intestino para ayudarlo a digerir los alimentos. En la colestasis obstétrica, las sales biliares no fluyen adecuadamente y se acumulan en el cuerpo. No hay cura para la colestasis obstétrica, pero desaparece una vez que ha nacido el bebé.

Algunos estudios han encontrado que los bebés de mujeres con colestasis obstétrica tienen más probabilidades de nacer prematuramente. Debido a la relación con la muerte fetal, si tienes colestasis obstétrica, se te puede ofrecer la inducción del trabajo de parto o una cesárea después de las 37 semanas de embarazo. 

Síntomas de colestasis obstétrica

El síntoma clásico es la picazón sin erupción en las palmas y las plantas de los pies, aunque puede estar más extendida. Los síntomas generalmente comienzan alrededor de la semana 28 del embarazo. Algunas mujeres tienen picazón y sarpullido severo. Para algunas mujeres con colestasis obstétrica, la picazón no se detiene o es insoportable, y puede empeorar durante la noche. A veces, la picazón es más pronunciada en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Otros síntomas incluyen orina oscura, ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos) y deposiciones pálidas.

Tratamiento

La colestasis obstétrica se diagnostica tomando un historial médico y familiar, y análisis de sangre que controlan la función hepática. Estos se conocen como "pruebas de función hepática" (LFT). Una vez que se haya diagnosticado, tendrás una prueba de función hepática normal hasta que nazca tu bebé, de modo que el médico pueda controlar tu condición. Si tus pruebas son normales y continúas teniendo picazón severa, las pruebas pueden repetirse cada semana o dos para vigilarlas.

Las cremas, como la loción de calamina, son seguras para usar durante el embarazo y pueden aliviar la comezón. Hay algunos medicamentos que pueden reducir las sales biliares y aliviar la picazón, pero no se sabe si son seguros para tomar durante el embarazo. Se te puede ofrecer también un suplemento de vitamina K. Esto se debe a que la CO puede afectar la absorción de vitamina K, que es importante para la coagulación saludable de la sangre.

Otras posibles causas

Erupciones generales

Algunas mujeres sudan más debido a las hormonas que afectan a las glándulas sudoríparas, lo cual aumenta la probabilidad de desarrollar erupciones, como el sarpullido por calor.

Niveles altos de estrógeno

Este aumento suele causar picazón en palmas de manos y pies, con el parto los niveles se estabilizan y el enrojecimiento desaparece.

Estiramiento de la piel

Como resultado del estiramiento de la piel en los últimos meses del embarazo, surge la sequedad, estrías y picazón. 

PUPPP

Se trata de las pápulas pruriginosas y placas de urticaria del embarazo (PUPPP, por sus siglas en inglés). En general, hasta un 1% de las embarazadas puede padecer esta condición. Se trata de ronchas rojas con picazón y algunas veces grandes manchas en el vientre. Se presenta generalmente en el tercer trimestre y puede extenderse a muslos, brazos y glúteos. 

Penfigoide gestacional

Penfigoide gestacional, conocida como herpes gestacional, se da cuando aparecen lesiones que pican, primero como urticaria y, luego como ampollas. Aunque no está asociada con el virus del herpes, sí se trata de una enfermedad más grave, pues produce un mayor riesgo de parto prematuro y/o problemas de crecimiento fetal.

Como siempre y ante cualquier duda y/o síntoma extraño, no dudes en acudir de inmediato con tu médico, podría ser la diferencia entre un embarazo y parto saludable o posibles complicaciones con tu salud y la de tu bebé, ¡cuídate!

Fuente: Pregnancy Birth Baby, Ser Padres, Baby Center, Muy Fitness, Face Mamá

Quizá te interese: 8 síntomas más comunes que se presentan en las primeras semanas del embarazo


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.