ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Soplo cardíaco: síntomas, causas y prevención de esta sigilosa afección

Date April 27, 2018 17:01

Los soplos cardiacos son sonidos que ocurren durante el ciclo de palpitación ocasionado por sangre turbulenta dentro o cerca de tu corazón. Estos sonidos se pueden escuchar con un estetoscopio. Un corazón normal hace dos sonidos, que son los sonidos de las válvulas cardíacas cuando se cierran.

Embed from Getty Images

El soplo cardíaco puede presentarse desde el nacimiento o desarrollarse más adelante en la vida. Éste no se considera una enfermedad, pero sí pueden indicar una afección cardíaca subyacente. Normalmente, los soplos cardíacos son inofensivos y no necesitan tratamiento. Algunos de ellos pueden requerir pruebas de seguimiento para asegurarse de que no sea un problema subyacente el que haya causado el soplo.

Síntomas.

Si tienes un soplo cardíaco inofensivo o inocente, seguramente no tendrás ningunas otras señales o síntomas. Un soplo cardíaco anormal puede causar síntomas o señales que no son obvias, aparte de los sonidos inusuales que tu médico escucha cuando revisa tu corazón con el estetoscopio. No obstante, si tienes alguno de estos síntomas, podrían indicar un problema.

-Piel azulada, sobre en las puntas de los dedos y los labios.

-Inflamación o aumento súbito de peso.

-Falta de aire.

-Tos crónica.

-Agrandamiento del hígado.

-Agrandamiento de las venas del cuello.

-Falta de apetito y fallas en el crecimiento normal en los niños.

-Sudoración fuerte con extensión mínima o nula.

-Dolor en el pecho.

-Mareos.

-Desmayos.

Quizá te interese: 9 Alimentos que ayudan a destapar naturalmente las arterias y a mantener sano el corazón

¿Cuándo ver a un medico?

La mayoría de los soplos cardíacos no son serios, pero si crees que tú o tu hijo tiene uno, haz una cita con tu médico familiar para que los revise. Tu médico puedes decirte si tu soplo cardíaco es inocente y si no requiere mayores tratamientos o si debes examinar a mayor profundidad un problema cardíaco subyacente.

Causas.

Hay dos tipos de soplos cardíacos: inocentes y anormales. Una persona con un soplo inocente tiene un corazón normal. Un soplo cardíaco anormal es más serio; en los niños, son causados por problemas cardíacos congénitos, mientras que en los adultos aparecen debido a problemas adquiridos en las válvulas cardíacas.

Soplo cardíacos inocentes.

Éste puede ocurrir cuando la sangre fluye más rápido de lo normal a través del corazón y puede desaparecer con el tiempo, o durar toda la vida sin ocasionar mayores problemas de salud. Las causas que pueden producir este tipo de soplo son:

-Actividad física o el ejercicio.

-Embarazo.

-Fiebre.

-No tener suficientes glóbulos rojos saludables para transportar oxígeno adecuado a los tejidos del cuerpo.

-Cantidad excesiva de la hormona tiroidea.

-Fases de crecimiento rápido, como la adolescencia.

Soplos cardíacos anormales.

Las causas más comunes del soplo anormal en los niños es cuando los bebés nacen con problemas estructurales del corazón (defectos congénitos). Las causas de estos defectos congénitos incluyen:

-Hoyos en el corazón o derivaciones cardíacas.

-Anormalidad en las válvulas cardíacas.

Otras causas de los soplos cardíacos anormales incluyen infecciones y condiciones que dañan las estructuras del corazón y son más comunes en niños mayores o adultos, por ejemplo:

-Calcificación de la válvula.

-Endocarditis.

-Fiebre reumática.

Prevención.

Aunque no hay mucho que se pueda hacer para prevenir el soplo cardíaco, es reafirmante saber que los soplos no son enfermedades y normalmente son inofensivos. Para los niños, muchas veces los soplos desaparecen a medida que crecen. Para los adultos, los soplos pueden desaparecer a medida que mejora la enfermedad subyacente que lo causa.

Fuente: Mayo Clinic

Quizá te interese: Esta pequeña nació con el corazón fuera del pecho, pero sus médicos lograron salvarle la vida


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.