¿Conoces el prolapso uterino? Estas son sus causas, síntomas, tratamientos y complicaciones

Estilo de vida y salud

May 8, 2018 15:26 By Fabiosa

El prolapso uterino puede ocurrirle a mujeres de cualquier edad. Aunque, a menudo, afecta a mujeres posmenopáusicas que han tenido uno o más partos vaginales.

 

Voyagerix / Shutterstock.com

 

El prolapso uterino ocurre cuando los músculos y ligamentos del piso pélvico se estiran y se debilitan y, en consecuencia, dejan de ser un soporte suficiente para el útero. Como resultado, el útero se desliza o sale de la vagina.

Cuando prolapso uterino es leve generalmente no requiere tratamiento, pero si se siente incomodidad o interrumpe la vida normal es necesario recurrir a una alternativa médica.

 

Síntomas.

 

Emily frost / Shutterstock.com

 

El prolapso uterino leve generalmente no produce signos o síntomas. Sin embargo, algunos de los síntomas de prolapso uterino moderado a severo incluyen:

  1. sensación de pesadez en la pelvis;
  2. tejido que sobresale de la vagina;
  3. problemas urinarios, como pérdida de orina (incontinencia) o retención de orina;
  4. problemas para defecar;
  5. sensación de que algo cae de tu vagina;
  6. problemas sexuales, específicamente inconsistencia en el tono del tejido vaginal.

A menudo, los síntomas son menos molestos por la mañana y empeoran a medida que avanza el día.

¿Cuándo ver a un doctor?

 

RossHelen / Shutterstock.com

 

Cuando los signos y síntomas del prolapso uterino se vuelven molestos e interrumpen las actividades normales. Además, te darás cuenta porque tu vida se verá afectada por las sensaciones tan extrañas que provoca.

¿Qué causa el prolapso uterino?

 

Andrey_Popov / Shutterstock.com

 

El prolapso uterino es el resultado del debilitamiento de los músculos pélvicos y los tejidos de soporte. Las causas del estiramiento irreversible de estos músculos y tejidos pélvicos debilitados incluyen:

  1. partos forzados o trauma durante el parto;
  2. partos de un bebé con gran tamaño;
  3. tener sobrepeso u obesidad;
  4. menor nivel de estrógeno después de la menopausia;
  5. estreñimiento crónico o esfuerzo con las deposiciones;
  6. tos o bronquitis crónica;
  7. repetición de trabajos pesados.

 

Quizá te interese: El estrés podría hacer que acumules grasa en el vientre. Evítalo con estos 5 consejos

 

¿Cómo se diagnostica el prolapso uterino?

 

El médico deberá evaluar todos los síntomas y por medio de un examen pélvico determinará si la mujer lo padece o no. Durante este examen, se insertará un dispositivo llamado espéculo que le permite al especialista ver el interior de la vagina y examinar el canal vaginal y el útero.

¿Cuál es el tratamiento?

 

Aleksandr Lupin / Shutterstock.com

 

No siempre es necesario tratar esta condición, solo en casos moderados o graves.  Los tratamientos no quirúrgicos incluyen perder peso, para quitar el estrés de las estructuras pélvicas, evitar levantar objetos pesados y hacer los ejercicios de Kegel.  

Los tratamientos quirúrgicos incluyen suspensión uterina, en la que el cirujano coloca el útero en su posición original volviendo a unir los ligamentos pélvico o practicarse una histerectomía.

El prolapso uterino severo puede desplazar parte del revestimiento vaginal haciendo que sobresalga del exterior del cuerpo. Cuando esto sucede, el tejido vaginal queda en contracto contra la ropa y puede provocar úlceras vaginales.  En raras ocasiones, las llagas pueden infectarse.

Prevención.

 

Aunque todo depende de cada mujer y del estadio de su condición, algunas de las medidas que se pueden adoptar para prevenir el prolapso uterino son:

  1. realizar los ejercicios de Kegel regularmente. Se trata de unos ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos del piso pélvico, especialmente después de tener un bebé. Además, trata y previene el estreñimiento;
  2. beber muchos líquidos y comer alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, frijoles y cereales integrales;
  3. evitar levantar objetos pesados ​​y levantarlos con la postura correcta. Además, cuando te levantes, usa tus piernas en lugar de tu cintura o espalda.
  4. evitar aumentar mucho de peso. Es importante que con tu médico o nutricionista determines tu peso ideal.

 

 

El prolapso uterino es una condición de la que, aunque no es muy conocida, se reportan más casos. Es fundamental que tengas en cuenta cómo prevenirla y, si ya la padeces, ¡no te preocupes! Con lo avanzado de la medicina ginecológica y obstetricia puedes llegar a tener una buena calidad de vida. Solo recuerda acudir a tu ginecólogo de confianza para que trabajen en el tratamiento ideal.

Quizá te interese: 5 cosas que sienten y perciben los bebés estando todavía en el vientre materno


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.