Ojo de pescado o verrugas plantares: qué son, cuáles son sus síntomas, causas y tratamientos

Estilo de vida y tendencias

June 1, 2018 03:09 By Fabiosa

El ojo de pescado no es más que una verruga plantar que se ha ganado ese nombre debido a su parecido con un ojo real de pescado. 

Se trata de una lesión simple, no hay motivo para preocuparse demasiado, que se forma en la planta del pie provocando ciertas incomodidades a la hora de caminar, principalmente. El cuerpo tiende a formar callos para evitar la propagación de estas verrugas en otras áreas del cuerpo, así que esto también puede causar molestias.

Galileo30 / Shutterstock.com

Las verrugas plantares u ojos de pescado, son inofensivas y pueden desaparecer incluso sin tratamiento, pero el dolor y la incomodidad provocan que no se puedan ignorar tan fácilmente. 

¿Cuáles son las causas?

Migren art / Shutterstock.com

Como cualquier otro tipo de verruga, los ojos de pescado son causados por un virus que invade la piel a través de pequeños cortes o rasguños. Desde la exposición inicial, las verrugas pueden tardar en aparecer desde semanas o hasta meses. Como en el caso de otras infecciones virales, las verrugas plantares son contagiosas, comúnmente se propagan en piscinas públicas, duchas comunales, gimnasios o incluso la ducha de tu casa.

  • La edad. Debido a que la mayoría de las personas crea inmunidad contra el virus con la edad, las verrugas plantares son más comunes en los niños que en los adultos. También son comunes en personas que tienen sistemas inmunológicos débiles, como aquellos con VIH / sida y que toman corticoesteroides o medicamentos inmunospuresivos.

Anna Grigorjeva / Shutterstock.com

  • El estrés es otra de las posibles causas, pues afecta directamente tu calidad de vida y eres más propenso a un contagio. Una de las maneras de prevenir el ojo de pez en el pie es llevando un estilo de vida saludable y libre de estrés. 

KieferPix / Shutterstock.com

Los antibióticos también pueden promover su aparición, pues pueden reducir las defensas inmunes de tu cuerpo, haciéndolo más vulnerable a la aparición de estas lesiones.

Quizá te interese: Dile adiós a esas horribles grietas en los talones de los pies con este tratamiento casero

Tibor Duris / Shutterstock.com

Síntomas.

Los síntomas de las verrugas plantares incluyen:

  • Crecimientos pequeños y desiguales en las plantas de los pies, a veces con pequeños puntos negros en la superficie.
  • Dolor en las plantas de los pies al estar de pie o caminando.

¿Cuándo acudir con un médico?

Billion Photos / Shutterstock.com

  • Se debe solicitar ayuda médica si el área se vuelve roja, caliente, dolorosa y sensible después del tratamiento, pues puede ser señal de una infección.

Arkom Suvarnasiri / Shutterstock.com

  • Si no estás seguro si lo que tienes en el pie es un ojo de pescado, pues también pueden aparecer otras lesiones en la piel más graves. Lo mejor es acudir a un médico para que él delibere de qué se trata. 

Tratamientos.

Primer se debe identificar si la lesión es efectivamente un ojo de pescado. Recuerda que si el área está elevada, la piel es amarillenta y tiene un punto negro en el medio, lo más seguro es que se trate de ello.

A menudo, los medicamentos y ungüentos que contienen ácido acetilsalicílico son suficientes para reducir la lesión y eliminar el virus que la está causando. Sin embargo, se deben tomar precauciones para que el medicamento no tenga contacto con el resto de la piel.

Doro Guzenda / Shutterstock.com

Otro tipo de tratamientos se enfocan en la eliminación de la verruga. Pero es importante que lo haga un profesional, bajo ninguna circunstancia intentes cortarte una verruga plantar o lesionarla porque, además de lastimarte, los cortes en la piel provocarán que las verrugas se extiendan.

Recuerda que antes de iniciar cualquier tratamiento es esencial que acudas con un médico, pues solo él puede tomar las medidas exactas para cada caso en específico.

Fuente: Overfitt, WebMD

Quizá te interese: 11 razones que pueden explicar tu dolor en los pies


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.