8 remedios caseros y sencillos para curar las ampollas de los pies antes de que cante un grillo

Estilo de vida y tendencias

May 25, 2018 16:43 By Fabiosa

En muchas ocasiones no somos totalmente conscientes del daño que nos pueden ocasionar unos zapatos incómodos, o los tenis nuevos que nos compramos para el deporte. Sin darnos apenas cuenta, llegamos a casa cojeando, y ahí está ¡la terrible ampolla que no nos dejará ser felices durante unos cuantos días!

Si eres de los que tiene este tipo de problemas, porque tienes pies sensibles o eres caprichoso para elegir tus zapatos, hoy te tenemos una buena noticia. Te traemos la lista de remedios caseros que te ayudarán a sanar tus ampollas antes de lo que te imaginas.

1. Remedio con aceite de ricino.

Uno de los mejores beneficios del aceite de ricino para la piel de cualquier parte del cuerpo llegan por sus propiedades hidratantes. En este caso, solo tienes que aplicar el denso aceite de ricino sobre la zona ampollada, en el momento que vayas a dormir. Lo dejas actuar toda la noche y repites el tratamiento por 2 o 3 días, probablemente antes de lo esperado veas que ya sanó.

SiNeeKan / Shutterstock.com

2. Remedio con aceite de vitamina “E”.

Al igual que el aceite de ricino, el aceite de vitamina “E” suele ser muy efectivo para tratar hidratar la piel. Además, tiene intensas propiedades cicatrizantes y ayuda a regenerar el tejido. Solo debes mezclar una parte de este aceite con una parte similar de aceite de oliva, y aplicar durante media hora sobre la ampolla. Puedes repetir el tratamiento las veces que lo consideres necesario hasta la completa curación.

3. Remedio con té verde.

El té verde tiene muchísimas propiedades beneficiosas para el organismo. Unas de las más importantes son sus funciones antinflamatorias y antioxidantes. Gracias a ellas usar esta infusión puede disminuir la inflamación y ayudar a la cicatrización más rápida.

KMNPhoto / Shutterstock.com

Para este remedio solo debes preparar una taza de té verde. Espera a que se refresque el líquido y luego te lo aplicas sobre la zona donde tienes la ampolla con algodón o gasa. También puedes prepararte la infusión para beberla, según los expertos tomarlo y aplicarlo sobre la ampolla puede ser más efectivo. Repite este tratamiento 4 o 5 veces al día.

4. Remedio con té de Manzanilla.

La maravillosa manzanilla tiene importantes propiedades antinflamatorias y antibacterianas. Por eso, es muy útil tratar las ampollas con su infusión. Solo debes preparar un té de manzanilla bien cargado, y será mejor si usas flores naturales. Dejas refrescar y aplicas el líquido sobre la zona afectada. Lo dejas actuar durante unos 10 minutos y puedes repetir el tratamiento las veces que te sea posible.

5. Remedio con cúrcuma.

La cúrcuma tiene maravillosas propiedades beneficiosas para el organismo. Entre ellas las antisépticas y las antinflamatorias. Solo debes preparar una pasta con polvo de cúrcuma y un poco de agua y aplicarla sobre la ampolla durante 15 minutos. Los expertos recomiendan combinar este tratamiento con la ingestión de leche de cúrcuma a diario.

Antonina Vlasova / Shutterstock.com

Quizá te interese: Para que ya no sufras con las incómodas ampollas en los pies, te damos 6 consejos para evitarlas

6. Remedio con Aloe Vera.

Esta maravillosa planta también puede ser muy efectiva para mejorar las incomodidades causadas por las ampollas. Sus propiedades antinflamatorias, antisépticas e hidratantes garantizarán una cura más pronta.

NADKI / Shutterstock.com

Para este remedio solo debes conseguir el aloe vera en gel, o comprar directamente la planta. Si compraras la planta, debes pelarla, hasta quedarte con la sustancia transparente de su interior. Aplícala sobre la ampolla y deja que se seque. Solo es necesario aplicar la mezcla 2 o 3 veces al día.

7. Remedio con Sal de Epsom.

La sal de Epsom o sulfato de magnesio, es un compuesto químico cargado de magnesio, el cual tiene importantes propiedades antinflamatorias y antisépticas. Si nunca la has visto, se trata de un grano parecido al de la sal común, pero mucho más grande, y lo puedes encontrar en los mercados.

En este caso, prepararás un pequeño recipiente donde puedas meter tus pies. Lo llenas de agua  tibia y le agregas 2 o 3 cucharadas de la Sal de Epsom. Remueves bien, para que se disuelva y remojas tus pies o el área afectada por la ampolla durante 15 minutos. Este tratamiento solo lo repites una vez al día.

8. Remedio con Vinagre de manzana.

El vinagre de manzana es un poderoso antiséptico que mantendrá libre de infecciones la ampollita en tu pie, o en la parte de tu cuerpo donde esté. También es muy bueno para evitar las inflamaciones, por lo que te ayudará con el dolor.

135pixels / Shutterstock.com

Este remedio es muy sencillo, solo necesitas tener vinagre de manzana, sumerges un poco de algodón en el vinagre y lo aplicas directamente en el área afectada. Si sientes incomodidad puedes reducir la concentración del vinagre con un poco de agua. Puedes repetir el procedimiento dos veces al día.

El consejo más importante: deja tu ampolla respirar.

JPC-PROD / Shutterstock.com

Los médicos están de acuerdo en que la mejor forma de dejar sanar una ampolla es permitiéndole que respire, pues solo así podrá secarse. Claramente, el hecho de que respire no quiere decir que la dejes expuesta a agentes nocivos. Toma la precaución de destaparla cuando estés en casa o en ambientes que sepas son higiénicos, así evitarás una infección.

Como puedes ver, estos son sencillos trucos que te ayudarán a mejorar los malestares de las ampollas y también a que sanen más rápido. Prueba cual te funciona mejor, o usa aquel cuyo ingrediente te sea más accesible.


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Fuente: RD, Top 10 Home Remedies

Quizá te interese: Ampollas en la lengua: Hay 3 tipos y sí existen formas efectivas para tratarlas


Este material es suministrado solamente con fines informativos. Algunos de los productos y elementos discutidos en este artículo pueden causar una reacción alérgica y dañar su salud. Antes de usarlos, consulte con un técnico o especialista certificado. Los editores no son responsables de ningún daño u otras consecuencias que puedan ser generadas por el uso de los métodos, productos o elementos descritos en este artículo.