ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

La Adenomiosis: Un trastorno ginecológico que puede llegar a ser verdaderamente doloroso

Date July 25, 2018 06:03

Aunque muchas mujeres no han escuchado hablar de esta condición, la Adenomiosis es un trastorno ginecológico que puede afectar a una gran cantidad de féminas y un gran número de ellas nunca son diagnosticadas. Por eso, hoy te queremos hablar un poquito de este tema, para que estés al tanto y conozcas los síntomas, así podrás acudir al especialista si es necesario, así como recibir un tratamiento adecuado.

¿Qué es la Adenomiosis?

La adenomiosis es un trastorno ginecológico que consiste en el crecimiento del tejido del endometrio dentro de la pared muscular del útero. Habitualmente, el endometrio recubre las paredes del útero, por lo que esta afección supone el desarrollo de esta capa fuera de su lugar.

Aunque este trastorno no se considera como maligno o como un factor de riesgo para el cáncer u otras enfermedades ginecológicas, sus síntomas pueden ser muy desagradables, por lo que su diagnóstico es muy importante.

¿Cuáles son los síntomas de la Adenomiosis?

Ante todo, es necesario explicar que la sintomatología de este trastorno ginecológico no siempre se hace presente. Por eso, muchas pacientes nunca son diagnosticadas con la condición. Entre las señales más frecuentes se encuentran las siguientes:

  1. Sangrado excesivo o muy abundante durante la fase menstrual.
  2. Expulsión abundante de coágulos.
  3. Extensión excesiva de la fase menstrual.
  4. Dismenorrea durante el sangrado.
  5. Calambres fuertes a lo largo de la fase menstrual.
  6. Sangrado durante las relaciones íntimas.
  7. Presión abdominal e inflamación.

Este trastorno del aparato ginecológico femenino suele presentarse en pacientes de la mediana edad, y según algunos especialistas es más frecuente en aquellas que ya han parido alguna vez, así como en las que se han practicado algún tipo de cirugía uterina.

Las causas exactas aún no se han podido determinar, pero las investigaciones recientes indican que existe relación entre la enfermedad y algunas de las hormonas que intervienen en el proceso reproductivo de la mujer, como el estrógeno, la progesterona, la prolactina y la hormona folículo estimulante.

Según la opinión de algunos expertos, como esta condición es muy común en las mujeres y, a menudo no causa ningún problema, solo es necesario indicar un tratamiento en aquellos casos donde los síntomas son más fuertes. En caso de que la mujer haya sido diagnosticada como resultado de un examen rutinario, no es necesario tratar la condición.

Formas de tratamiento.

Una vez que acudimos a la consulta debido a los molestos y peligrosos síntomas de la adenomiosis y somos diagnosticadas, el especialista ginecológico nos indicará el mejor tratamiento según la gravedad de nuestro caso. En los casos más leves, el médico indicará solamente medicamentos antinflamatorios no esteroideos. Habitualmente se manda a comenzar la ingestión al menos dos días antes de que comience el período.

También es habitual, si los síntomas son un poquito más intensos, que haya que recurrir a terapias hormonales. En este caso, la más empleada es el DIU liberador de levonorgestrel.

Además, existen procedimientos invasivos que pueden aliviar los síntomas de este padecimiento. Uno de ellos es la embolización de las arterias uterinas, que consiste en cortar, con unas pequeñas partículas, el suministro de sangre a la adenomiosis. El otro procedimiento es la ablación endometrial, que consiste en retirar la capa fina que recubre las paredes uterinas.

Sin embargo, hasta el momento, la única cura verdaderamente eficiente para este padecimiento es la extirpación del útero, también conocida como histerectomía.

Como puedes ver, más vale precaver que lamentar. Si presentas algunos de estos síntomas no dudes en acudir a tu ginecólogo de cabecera. Él es el más indicad para hacerte los exámenes pertinentes y hacer un diagnóstico certero. Solo así lograrás tratar tu enfermedad y calmar el malestar de los síntomas.

Fuente: WebMD, Health Line

Quizá te interese: El dolor pélvico crónico: síntomas que no se deben obviar y causas más frecuentes de este malestar


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.