¿Paz y buena vibra? Imposible lograrlo con los 4 signos más conflictivos del zodiaco

Estilo de vida y salud

May 16, 2019 01:39 By Fabiosa

Todos hemos pasado por esa etapa oscura, en la que no nos encontramos bien con uno mismo y eso nos provoca problemas con las demás personas. Esto es lo más natural del mundo, porque generalmente no dejamos que se nos salga de las manos y después de un tiempo todo vuelve a la normalidad.

¿Paz y buena vibra? Imposible lograrlo con los 4 signos más conflictivos del zodiacoPressmaster / Shutterstock.com

El verdadero conflicto aparece cuando dejamos las fricciones con los demás se nos escapen de las manos y entren en juego las ideas, las personalidades y las creencias, y lo que pudo resolverse de forma diplomática termine siendo una guerra llena de drama y estrés que no te deja alcanzar la paz.

Eso es un problema.

Una persona conflictiva encuentra su naturaleza hostil en la personalidad, pero las estrellas también pueden tener algo que ver en su falta de mesura a la hora de resolver problemas, por eso, a continuación te mostramos a los cuatro signos del zodiaco con los que será más difícil tener una buena relación.

Aries.

Este signo es el rey del drama y del conflicto debido a su naturaleza autoritaria y caprichosa. Normalmente son personas muy tranquilas y no hay porque temerles, nunca buscan iniciar un problema por iniciativa propia, pero en el momento en el que se presenta una fricción, salen al ataque para defenderse con uñas y dientes. Además, son expertos en voltear la moneda y salir como los ganadores, así que hay que pensarlo dos veces cuando se les va a enfrentar.

Tauro.

La terquedad es sinónimo de los Tauro, por lo que no cambian de opinión ni empatizan con los demás tan fácilmente; hacer trabajo en equipo con ellos siempre resulta en un escabroso reto, ya que una vez que se les mete una idea en la cabeza, no aceptarán segundas opciones ni descansarán hasta realizar dicha empresa, aunque estén conscientes de que quizás la decisión no sea la correcta. Interactuar a un Tauro enojado, es conocer su peor versión.

Géminis.

Este signo suele ser muy alegre y carismático, sin embargo, cualquier pequeñez podría sacarlo de sus casillas y provocar que se convierta en una persona sumamente calculadora; además, hay que sumarle otra característica que suele traerle muchos problemas: su curiosidad no conoce límites, lo que suele llegar a confundirse con una sed de chisme, la cual detona los problemas entre su círculo cercano.

¡ESA ES MI OPINIÓN!

Cáncer.

Cáncer es de naturaleza rebelde, lo que lo lleva a tomar posiciones extremistas cuando se enfrenta a algún problema y no concilia una solución pronta. Además, es un ser terriblemente celoso, lo cual por supuesto, tiende a provocar numerosos problemas con su pareja, razón por la cual es complicado que encuentre relaciones estables. Sin embargo, Cáncer es el signo más tranquilo dentro del conteo de los más conflictivos, así que no hay mucho de qué preocuparse.

¿Cómo lidiar con alguien conflictivo?

Si estás rodeado de estos signos o mantienes una relación especial con alguno de ellos, te presentamos algunos consejos para tratar de llevar el juego en paz:

  • Escúchalo. Cuando esta persona explote a la hora de un problema, escucha todo lo que tiene que decir, desahogarse le servirá de mucho.
  • Mantén la calma. Con una olla exprés estallando es más que suficiente y si tú te enojas también, ninguno entenderá de razones para hallar la calma.
  • No juzgues y no te burles, o podrías perder a esa persona importante.
  • Sé respetuoso. Porque como explica la famosa psicóloga, Barbara Markway, mostrar desprecio nunca te ayudará a resolver la situación de manera productiva.

Recuerda que todos somos humanos y la convivencia suele complicarse más para unos que para otros, inclusive aunque no pertenezcas a estos signos y si sí formas parte del conteo, no te agobies, recuerda que hablando con calma, siempre se arreglan los problemas. ¡Ánimo!


El material en este artículo solamente tiene fines informativos. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no recomienda que el lector confíe plenamente en la información proporcionada con anterioridad.