ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Envejecer es inevitable, pero puede hacerse con dignidad: 4 Consejos para prevenir sus efectos en la piel

Date May 25, 2018 17:24

A medida que van pasando los años, nuestro envejecimiento en edad conlleva a un inevitable proceso biológico en el cual todas las células y moléculas de nuestro organismo sufren daños y se deterioran, disminuyendo nuestra capacidad de mantener una buena salud física y mental. La piel, como parte del cuerpo, también envejece y hoy, queremos darte algunos detalles al respecto.

Algunos detalles sobre la piel.

Como seguramente conoces, nuestra piel es uno de los órganos más grandes e importantes del cuerpo humano, con importantes funciones como la sensibilidad al tacto, control de la temperatura y protección del ambiente exterior. Y, claramente, al envejecer, muchas de estas funciones decrecen.

Creations / Shutterstock.com

La piel está compuesta por tres capas, la epidermis, la dermis y la hipodermis o capa subcutánea. En ellas se encuentran células de la piel, pigmentos, proteínas, vasos sanguíneos, nervios, folículos capilares, glándulas sebáceas, glándulas sudoríparas, y grasa. Las tres capas están unidas por tejido conectivo compuesto de fibras de colágeno y elastina.

El envejecimiento y los cambios que provoca en la piel.

El proceso biológico de envejecimiento también afecta nuestra piel. Existen una serie de factores, que no afectan de igual manera a todos los seres humanos, pero que influyen positiva o negativamente en este suceso.

BLACKDAY / Shutterstock.com

Algunos de estos factores han sido identificados y puede tratarse de la nutrición, nuestras características genéticas y algunos factores ambientales, como la incidencia del sol. De hecho, el sol es considerado el principal elemento que influye en el envejecimiento de la piel. A continuación, te contaremos sobre los principales cambios que experimentarás en tu piel con el paso de los años y los principales efectos y problemas que te pueden causar.

1. Disminución del grosor de las capas de la piel.

Con el envejecimiento las capas de la piel se vuelven más finas. Por eso quedamos más susceptibles a cualquier tipo de lesión en la piel. También se pierde parte de la grasa de la hipodermis, por lo que tenemos menor capacidad de mantener la temperatura corporal, sobre todo al estar en climas fríos. Además, podemos experimentar menos sensibilidad al tacto.

shurkin_son / Shutterstock.com

2. Disminución de la cantidad de células que contienen pigmento.

El pigmento de nuestra piel tiene una importante función de protección contra los rayos solares. Al decrecer la cantidad de células que lo contienen, llamadas melanocitos, podremos tener una piel más pálida y de aspecto transparente. Además, pueden aparecer manchas provocadas por el sol, en las zonas de mayor incidencia, ya que estaremos menos protegidos.

Quizá te interese: ¿Los telómeros son la verdadera fuente de la juventud? Los científicos opinan al respecto

3. Disminución de la producción de aceites naturales.

El envejecimiento también ocasiona que nuestras glándulas sebáceas generen menos aceites naturales en nuestra piel. En el caso de las mujeres este proceso comienza mucho antes que en los hombres. Como resultado nuestra piel estará reseca y podemos tener sensación de picor.

Jo Ann Snover / Shutterstock.com

4. Disminución de las fibras de colágeno.

El proceso de envejecimiento causa algunos cambios en el tejido conectivo. Como resultado la fortaleza y la capacidad elástica se reducen. Uno de los daños más comunes por esta razón es la elastosis.

5. Disminución de la producción de sudor.

El sudor es producido por las glándulas sudoríparas en la hipodermis, y con el envejecimiento estas glándulas producen menos transpiración. El sudor es la forma que tiene nuestro organismo de mantener la temperatura normal, como nuestro sistema de enfriamiento natural. Por ello, si sudamos menos, es posible que experimentemos por intensos intervalos de calor.

Mladen Zivkovic / Shutterstock.com

6. Fragilidad de los vasos sanguíneos.

Todos los vasos sanguíneos se vuelven más débiles, lo que hace que sean mucho más fácil de romperse. Por ello, ante cualquier daño mínimo en la piel, pueden aparecer hematomas.

Algunas formas de prevenir los cambios del envejecimiento en la piel.

A pesar de todo lo anterior, y de que el proceso de envejecimiento es inevitable, sí podemos manejar algunas de estas cuestiones, para mantener nuestra piel más saludable, durante más tiempo. A continuación, te compartimos xxxx medidas para prevenir este proceso.

1. Proteger nuestra piel de los rayos solares mediante el uso del protector solar, ropa encubridora, pamelas o sombreros. Y evitar la exposición al sol en las horas de mayor intensidad de sus rayos.

2. Mantener una adecuada hidratación del organismo. La deshidratación es uno de los principales factores de riesgo de los daños de la piel.

Singkham / Shutterstock.com

3. Garantizar una nutrición equilibrada, reforzando la ingestión de aquellos nutrientes que se encuentran en déficit en nuestro organismo.

4. Mantener la hidratación de la piel. Existen diversos productos para la piel que pueden ayudar a hidratarla, tanto naturales como industriales. Lo más importante es evitar aquellos jabones o geles que tengan sustancias que resequen.

Como puedes ver, aquí tienes unos buenos consejos para garantizar que tu piel se mantenga más saludable por más tiempo. El envejecimiento es inevitable, pero podemos sentirnos mejor y evitar sus efectos si seguimos estos consejos.

Fuente: MedlinePlus

Quizá te interese: Angelina Jolie y su dermatóloga revelaron al público sus secretos para tener una piel radiante


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.