ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Ella fue diagnosticada con anorexia a los 14 años, pero no se dejó vencer y ahora quiere cumplir sus sueños

Date October 8, 2018 17:27

La descabellada obsesión de la sociedad por la belleza a veces suele traer consecuencias lamentables para distintos seres humanos que, sin saber la verdad, se encasillan en los falsos estereotipos de lo que la mayoría considera “perfecto”. Es el caso de Emma Hynard, una joven de 20 años que fue diagnosticada con anorexia por primera vez cuando tenía 14 años.

Esta joven de North Yorkshire, Inglaterra, pasó por un momento realmente difícil en su vida cuando los doctores le dijeron que moriría si no se cuidaba y no se tomaban acciones inmediatas. Al parecer, Emma había creado hábitos alimenticios tan deplorables, que a sus 14 años sus órganos habían dejado de funcionar como era debido.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

Al respecto, Emma señaló:

Empecé a hacer dieta a los 14 años, pero todo se salió de control muy rápidamente. Pasé cinco meses en el hospital cuando escuché a los médicos decir que corría un alto riesgo de morir. Estaba conectada a un tubo de alimentación ya que mi cuerpo estaba tan débil que apenas podía hacer algo por mí misma.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

Mi corazón, hígado y riñones estaban fallando y con todos los huesos visibles [en el exterior] de mi cuerpo, de repente me di cuenta de que me estaba quedando sin tiempo y necesitaba comenzar a comer”, puntualizó.

Fue en ese momento cuando Emma se dio cuenta de que debía recuperar su vida y no dejarla perder por causa de la anorexia. El proceso de recuperación fue bastante duro, la chica tuvo que pasar un año internada en el hospital recibiendo un tratamiento contra la enfermedad. Pero, más allá de eso, la más dura prueba que Emma tenía que superar era la de vencer la errónea idea en su mente de que comer era malo.

Con el pasar de un tiempo, la joven había realizado sus tratamientos de forma adecuada y, al respecto, agregó: “He luchado contra la anorexia durante cuatro años hasta que finalmente logré vencerla de una vez por todas. He estado en recuperación y sé que nunca volveré a tocar fondo. Voy al gimnasio y levanto pesas en lugar de centrarme únicamente en cardio y perder el peso.”

Quizá te interese: La anorexia nerviosa la llevó a pesar 18 kilos, pero la ayuda que recibió por Internet salvó su vida

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

Afortunadamente, Emma se dio cuenta de su error antes de que fuera demasiado tarde y empezó a seguir los consejos de su médico. Ahora tiene un peso saludable y espera convertirse en entrenadora personal.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

¿Qué es la anorexia?

La anorexia es una enfermedad que consiste en un trastorno de la conducta alimentaria (TAC). Este trastorno supone una pérdida de peso generalmente provocada por el propio enfermo, que de no ser tratada a tiempo, lleva al afectado a un estado de inanición que podría ser fatal.

Esta enfermedad está caracterizada por el temor de aumentar de peso y esa idea se afinca tan profundamente en la mente del anoréxico que le suministra una percepción distorsionada y delirante de su propio cuerpo. Hace que el enfermo se vea gordo, cuando en realidad su peso se encuentra por debajo de lo recomendado.

La madre de Emma.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

El papel de los padres es fundamental cuando su hijo se está viendo afectado por esta enfermedad. Como ya sabemos, la anorexia juega sus piezas en la mente del enfermo. Por lo que una mente sana contribuye a la salida de la enfermedad y la mejora de los hábitos alimenticios. Fue así como la madre de Emma jugó su rol de mamá sirviendo de inspiración a su hija para que hallara la suficiente claridad como para continuar con su vida.

Generalmente, los pacientes de anorexia tienen un bajo índice de autoestima, pues la enfermedad podría verse reflejada como un grito de auxilio que suplica amor, es como si la persona le gritara a la gente ¡quiéreme, mírame, estoy desapareciendo! Así que en lugar de obligar a su hija a comer, esta madre lo que hizo fue alimentar con cumplidos la mente de su hija.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emma Hynard (@emmameganhynard) on

Créanlo o no, esto funcionó y ahora Emma le agradece eternamente a su madre todo el apoyo que le ha brindado desde el día de su nacimiento. Para Emma, su madre es sencillamente su ejemplo a seguir.

Nos alegra mucho que Emma haya encontrado la claridad necesaria para continuar con su vida y que ahora sea una mujer dispuesta a mejorar sus hábitos alimenticios y a mantener un estilo de vida saludable.

Ahora está centrada en convertirse en una entrenadora personal y estamos seguros de que con su dedicación podrá conseguirlo muy pronto, así como logró retomar el curso de su vida.

¡Bravo, Emma!

Fuente: emmameganhynard / Instagram

Quizá te interese: Ella casi perdió la vida a causa de la anorexia, pero descubrió una pasión que la salvó a tiempo