ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Mantener bajo control estas 7 hormonas evitará que debas preocuparte por el aumento de peso

Date June 1, 2018 22:27

La mayoría de las mujeres dedicamos una buena parte de nuestra energía a bajar de peso. Ya sea haciendo dietas, ejercitándonos o buscando la manera ideal de alcanzar la figura deseada, pasamos una gran parte de nuestras vidas tratando de controlar nuestro peso.

VGstockstudio / Shutterstock.com

Sin embargo, la respuesta a este problema nunca fue tan fácil como descubrir que, tal vez, la razón por la que no alcanzamos nuestro objetivo son nuestras propias hormonas. Estas sustancias segregadas por células especializadas son en buena parte responsables de ciertas funciones y reacciones esenciales de nuestro cuerpo, como la menopausia, el metabolismo, inflamaciones y el consumo de glucosa, entre otros. Un desequilibrio en su producción puede hacer que sea más difícil ganar tu batalla contra la obesidad, así que sigue leyendo para que conozcas cuáles son las siete hormonas responsables por tu aumento de peso y qué puedes hacer para controlarlas:

1. Leptina

Dean Drobot / Shutterstock.com

La leptina es producida por las células grasas, quienes liberan esta hormona para indicarle a tu cerebro que ya estás satisfecho y es hora de dejar de comer. No obstante, su labor se ve interrumpida debido al consumo en exceso de fructosa —un componente encontrado en frutas y alimentos procesados como chocolates y dulces—, la cual se convierte en grasa y se acumula en tu hígado, abdomen y otras zonas de tu cuerpo. Mientras más dulces comemos, más grasa acumulamos y más leptina producimos, lo que significa que nuestro cuerpo se acostumbra a la presencia de esta hormona y aprende a ignorar sus señales. En consecuencia, nunca te sientes realmente satisfecho y sigues comiendo, engordando en el proceso. Para evitar entrar en este ciclo vicioso, lo más recomendable es evitar ingerir alimentos con un alto contenido de fructosa y comer solo dos o tres porciones de fruta al día. Además, hacer una pequeña merienda entre comidas también te ayudará a evitar convertirte en el monstruo come galletas.

Quizá te interese: ¿Por qué nuestro cuerpo recupera el peso perdido luego de haber hecho una dieta?

2. Insulina

Fizkes / Shutterstock.com

Estamos seguros de que a esta hormona la conoces. Segregada por el páncreas, la insulina ayuda a llevar la glucosa a las células de los músculos para usarla como energía o almacenarla como grasa. Si nuestra dieta consiste principalmente en alimentos procesados, bebidas azucaradas, alcohol y golosinas, sobrecargamos nuestro cuerpo con glucosa, producimos más insulina y, de manera similar al ciclo de la leptina, nuestros músculos dejan de reconocer a esta hormona. Esto significa que la glucosa se queda en nuestra sangre, lo que conlleva a altos niveles de azúcar en la sangre, aumento de peso e, incluso, diabetes. Dejar de lado los alimentos procesados y sustituirlos por vegetales y frutas (en su justa medida), mantenernos hidratados y hacer ejercicio son las mejores formas de contrarrestar los efectos que el exceso de insulina puede tener en nuestro cuerpo.

3. Hormonas tiroideas

Kateryna Kon / Shutterstock

La glándula tiroides se encarga de producir las hormonas T3, T4 y calcitonina. Estas pequeñas son las encargadas, a grandes rasgos, de regular funciones tan importantes como el crecimiento, metabolismo, el desarrollo del cerebro, el sueño y el ritmo de tu corazón. En ocasiones, la tiroides falla y disminuye la producción de estas hormonas, lo que se conoce como hipotiroidismo. Las personas que sufren de esta condición se ven afectadas por una serie de síntomas que no solo disminuyen su calidad de vida, sino que también contribuyen al aumento de peso y a la acumulación innecesaria de líquidos. Si sospechas que sufres de hipotiroidismo, debes acudir a un médico para confirmar el diagnóstico y recibir las indicaciones pertinentes.

4. Ghrelina

MichalLudwiczak / Depositphotos.com

Se conoce popularmente como “la hormona del hambre”, así que puedes imaginarte a dónde vamos a llegar. La ghrelina es producida en el estómago, estimula el apetito y aumenta la acumulación de grasa. Si tus niveles de ghrelina en sangre son altos, lo más probable es que sufras de ansiedad y tengas hambre todo el tiempo; de hecho, las personas obesas tienden a ser más sensibles a esta hormona. Para contrarrestar el efecto que esta hormona genera en tu cuerpo, los doctores recomiendan llevar un estilo de vida activo, comer pequeñas porciones de comida dos o tres veces al día y llevar una dieta balanceada alta en vegetales, proteínas y fibras.

Quizá te interese: 8 alimentos que puedes comer y comer sin subir de peso

5. Estrógeno

Anetlanda / Shutterstock.com

Si tus niveles de esta hormona están desequilibrados, muy fácilmente te puedes convertir en una máquina de ganar peso. El estrógeno está ligado a la producción de insulina, por lo que si creas más estrógeno del que deberías, puedes desarrollar resistencia a la insulina. Esto te llevaría directamente al ciclo que mencionamos más arriba, donde, sin querer, aumentas tu nivel de glucosa en sangre y, en consecuencia, también de peso. Para mantener equilibrados tus niveles de estrógeno, debes reducir el consumo de carnes rojas y aumentar la ingesta de vegetales y fibras. Además, trata de hacer alguna actividad física que te ayude a quemar el exceso de grasa producido por la insulina.

6. Cortisol

Luis Molinero / Shutterstock.com

El cortisol también es llamado la hormona del estrés, ya que tu cuerpo lo produce en respuesta al estrés, la ansiedad y la depresión. A pesar de estar asociado a emociones tan negativas, el cortisol cumple una función muy importante porque te ayuda a manejar el estrés a corto plazo, bien sea mental, físico, real o imaginado. Sin embargo, dependiendo de tu estilo de vida, tu cuerpo puede sentir que está en un estado de estrés constante, lo que conlleva a altos niveles de cortisol y esto, al mismo tiempo, implica un aumento de la producción de insulina, la deposición de grasa y la maduración de las células grasas. La mejor forma de controlar los niveles de esta hormona es tomar un poco de tiempo durante el día para ti. Busca algún pasatiempo que te relaje y trata de hacer tiempo para practicarlo, sal con tus amigos o, simplemente, ve un poco de televisión. Incluso puedes empezar a practicar yoga, un excelente ejercicio que, además, tiene el beneficio añadido de ayudar a relajarte.  

Quizá te interese: 6 medicamentos que podrían causar aumento de peso y cómo contrarrestar sus efectos

7. Testosterona

Las mujeres también producen testosterona, si bien en menor medida que los hombres (obviamente). Esta hormona ayuda a quemar grasa y fortalece los músculos y huesos, por lo que una disminución de sus niveles significa pérdida de masa muscular, densidad de los huesos y obesidad. Los niveles bajos de testosterona generalmente están asociados con el estrés y la edad, por lo que si estás cerca de la menopausia, lo más recomendable es que hables con tu médico para verificar tus niveles de testosterona. De igual forma, incluir ejercicio en tu rutina, así como alimentos altos en fibra en tu dieta, te ayudará a sobrellevar los efectos que la falta de testosterona en tu cuerpo trae consigo.

zakalinka / Shutterstock.com

Como puedes ver, estas siete hormonas son en parte responsable de que sea tan difícil perder esos últimos kilitos de más. Sigue las recomendaciones que te comentamos (y no olvides consultar a tu médico) y verás que muy pronto comenzarás a adelgazar.

Fuente: Style Craze, Prevention

Quizá te interese: Esta rutina de ejercicios te ayudará a perder peso solamente respirando y puedes hacerlos en casa


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.