Una niña afirma que Dios la salvó de una caída de 9 metros que podría haber sido mortal para ella

Inspiración

April 25, 2018 17:05 By Fabiosa

Una niña de 9 años que se desplomó 9 metros por el hueco de un árbol asegura que fue al cielo y que se sentó en el regazo de Jesús mientras estuvo inconsciente. 

Su madre, Christy Wilson Beam de 42 años, ha expresado su asombro luego de que Annabel, ahora de 12 años, saliera de aquel terrible accidente con vida y que incluso despertara milagrosamente curada de una enfermedad que la había aquejado durante su niñez.

Por primera vez en su vida es capaz de comer alimentos sólidos y su madre cree que su encuentro con Jesús fue la razón.

En diciembre de 2011, Annabel estaba jugando afuera de la casa de su familia en Texas, Estados Unidos, con sus hermanas Abigail y Adelynn cuando se resbaló y cayó dentro del hoyo de un gran árbol. 

Christy dijo:

Se golpeó la cabeza tres veces durante su caída y pudimos corroborarlo en un escaneo. 

Un grupo de rescatistas fueron a auxiliarles y trasladaron a Annabel al hospital, donde los médicos ya se preparaban para lo peor debido a sus golpes en la cabeza y en la espalda, pero increíblemente, ella no tenía ni un rasguño. 

Los doctores incluso le dijeron a los padres:

Quizás alguién 'allá arriba' la está cuidando.

Quizá te interese: Un absurdo error de los carabineros en el metro chileno casi le cuesta la vida a esta chica diabetica

El doctor de emergencias dijo que lo único que parecía tener era uno que otro moretón superficial pero ¡no parecía haber caído nueve metros!

En ese momento, Christy y su esposo intercambiaron una mira de asombro. 

Días después del accidente, Annabel comenzó a hablar sobre las visiones religiosas que experimentó mientras estuvo inconsciente. 

Ella le dijo a sus padres que había ido al cielo mimentras estuvo dentro del árbol y que se había sentado en el regazo de Jesús. 

Yo vi la mirada de mi hija mientras nos lo contaba y no había una expresión de broma o juego. Hablaba muy en serio. Esto no era como las historias que suele contar en las que usa su imaginación para crear personajes. 

Annabel describió cómo eran las puertas del cielo, doradas. Y contó que Jesús le dijo que aún no era tiempo. 

Al principio, Christy temía que su hija pudiera haber sufrido consecuencias de las lesiones en su cabeza, pero los exámenes que le realizaron, aunque mostraban los golpes, no daban señales de haberle causado algún daño.

Además, otros exámenes corroboraron que Annabel ya no tenía síntomas de la obstrucción que sufría en sus intestinos; en 2008 los médicos le habían dicho que era incurable y ahora estaba 100% sana. 

Fue entonces cuando los médicos le dijeron que podían dar por finalizado el tratamiento que había tomado por años. 

Ahora, en lugar de tomar 10 medicamentos distintos cada día, ya sólo necesitaba 3.

Su dieta también cambió, pues pasó de ser completamente líquida y suave a normal. Ahora puede comer pizza como cualquier otra niña de su edad. 

Ha pasado un año y no han tenido que acudir al médico ni una sola vez. 

Su padre, Kevin, declaró:

No puedo explicar lo que sucedió con mi hija físicamente miesntras estuvo dentro de ese árbol. Lo único que tengo son las radiogradías y su historial médico de antes y después. La prueba es que no tenía golpes en la cabeza y que, a pesar de haberlos recibido, no le pasó nada. La otra prueba es que antes de esa caída ella estaba realmente enferma y ahora es una niña sana. Ella está segura de que fue al cielo y yo le creo. 

Por otro lado, en una entrevista la pequeña aseguró lo siguiente:

Comencé a despertar en el árbol y podía escuchar las voces de los bomberos. Vi un ángel, uno muy pequeño, parecía un hada. Dios me guiñó el ojo a través del cuerpo del ángel y me dijo que ahora me dejaría y que todo estaría bien. El ángel estuvo conmigo todo el tiempo con una luz encendida para que yo pudiera ver. No hablamos. Solo nos quedamos ahí quietos y en paz.

Ella también asegura haber visto a Mimi, su bisabuela quien murió en el 2010 luego de una cirugía por intestino bloqueado. 

Cuando le preguntaron cómo se ve Jesús, Annabel respondió que tiene una túnica blanca y larga, piel oscura y una gran barba.

Esta historia fue tan increíble que se trasladó a la pantalla grande, donde Jennifer Garner le dio vida a Christy.

Dicen y es verdad, que hay muchas cosas que aún no podemos explicarnos, por eso, a veces solo basta con creer en los milagros y agradecerlos, pues de no ser por ellos, Annabel quizás ya no estaría aquí. 

Fuente: Dailymail

Quizá te interese: Dios le dijo que empujara una enorme roca, gracias a eso aprendió una IMPORTANTE lección