PSICOLOGÍA

Se burlaron de ella por tener unas piernas “repugnantes”, pero se callaron al ver sus fotos

Date May 9, 2018 23:08

La crueldad humana muchas veces no tiene límites y pueda llevar a las personas a hacer críticas despiadadas sin conocer el trasfondo de la situación que padece el otro. Así le ocurrió a Jacqueline Adan, una chica que vivió en carne propia lo que significa ser víctima del bullying, pues hace tiempo que las burlas forman parte de su vida.

Jacqueline logró lo que muchos consideran imposible: alcanzó a perder más de 150 kilos de peso de los 220 que pesaba; no obstante, cuando se pierde peso tan rápidamente, la piel no se encoge a la misma velocidad que el cuerpo cambia, sino que queda estirada, por lo que muchos se burlaron por el aspecto que adquirieron sus piernas.

A medida que perdió peso, las piernas de Jacqueline se volvieron cada vez más flácidas. Al principio, Jacqueline se preocupó por el aspecto que el exceso de piel le daba a su cuerpo, sobre todo a sus piernas; no obstante, ella decidió que eso no la haría decaer y que seguiría viviendo su vida como siempre.

Tras perder todo el peso que deseaba, Jacqueline por fin se sintió lo suficiente cómoda como para usar un traje de baño durante unas vacaciones por primera vez en mucho tiempo. Con lo que ella no contaba era con que se encontraría un grupo de burlones en la piscina del hotel en el que se hospedada. Una pareja en la piscina se empezó a reír de sus piernas y a señalarla.

Al notar la reacción de las persona presentes en el mismo que ella, Jacqueline respiró profundamente, sonrió y siguió caminando como si nada hubiese pasado. Sin embargo, decidió no quedarse con el trago amargo que le había producido el momento e hizo una publicación en su cuenta de Instagram en la que dejó claro lo que aquel incidente le había hecho sentir. La poderosa publicación decía lo siguiente:

Cuando estuvimos de vacaciones en México hace unas semanas, fue la primera vez que me atreví a usar un traje de baño en mucho tiempo y había pasado mucho más tiempo desde la última vez que usé un traje de baño sin un pareo. Esta vez tenía muchos nervios de quitarme el pareo y entrar a la piscina o caminar por la playa. Me sentía como esa chica de 220 kilos y entonces… pasó. Una pareja sentada al borde de la piscina empezó a reírse y a burlarse de mí apenas me quité el pareo. Así que ¿qué hice yo? Respiré profundamente, sonreí y metí a la piscina. Ese fue un gran momento para mí. Había cambiado. Ya no era la misma chica. Sí, todavía tengo mucha piel flácida, puede que aún me sienta insegura a veces y sí, puede que aún se burlen de mí. Para ser sincera, sí me molestó, pero ya no iba a dejar que personas así me afectasen nunca más. No dejaré que los que otros piensen de mí evite que viva mi vida. Ellos no me conocen. Ellos no saben cuánto me he esforzado para perder más de 158 kilos. No saben cómo me estoy recuperando de cirugías complejas. No tienen derecho a sentarse, señalarme y reírse de mí. Por eso sonreí. No importa lo que otros digan o si tratan de dudar de ti o de hacerte decaer. Lo que importa es cómo reacciones a eso, cómo te sientas contigo misma. Amarte a ti misma tal como eres es difícil. A otros podría no gustarles eso. Está bien. Pero yo espero que te quieras, que ames tu cuerpo. Espero que sigas construyéndote y sigas sonriendo.

Quizá te interese: Esta mujer descubrió un truco para bajar de peso y lo usó para perder 48 kilogramos

Su imponente publicación recibió gran apoyo de sus seguidores, lo que la motivó a seguir adelante con su propósito de concientizar al mundo sobre los esfuerzos de los demás para mejorar su aspecto. Jacqueline supo que la raíz de las burlas no era ella, sino el alma mezquina de algunas personas con las que se había encontrado en su vida.

Aunque su experiencia durante sus vacaciones podría considerarse como negativa, Jacqueline tomó lo mejor de lo ocurrido para enriquecer su vida y su espíritu. Ella estaba consciente de que la gente se limitaba a ver su cuerpo nada más y no tomaba en cuenta lo difícil que había sido para ella lograr perder tanto peso.

Asimismo, Jacqueline decidió dedicar su cuenta de Instagram para demostrar su progreso e inspirar a otras personas para que nos desfallezcan en sus intentos de mejorar su apariencia, sin importar los comentarios desalentadores de terceros.

La valentía de Jacqueline fue reconocida por cientos de personas que no han dejado de admirarla por atreverse a alzar su voz y narrar su historia. De igual modo, la mujer se encarga de compartir imágenes de su vida personal en las que se puede apreciar que disfruta su vida a lo máximo que da.

Fuente: Jacqueline Adan / Instagram

Quizá te interese: Épica pérdida de peso: de obeso a un cuerpo atlético en un año