PSICOLOGÍA

Con funciones de entrenador y dotes de monje, este héroe ayudó a los chicos a mantenerse en calma

Date July 12, 2018 17:36

El entrenador de fútbol que condujo a su equipo juvenil a una profunda cueva tailandesa es un exmonje budista que ha engañado a la muerte al menos una vez. 

Ekapol Chantawong, cariñosamente es conocido como "Ake", es un tailandés de 25 de años que se dedica a entrenar niños para su equipo de fútbol.  Bajo su supervisión, este entrenador condujo un grupo de 12 niños a una excursión extrema que terminó con un preocupante final.

Los niños con edades comprendidas entre 11 y 16 años se aventuraron el pasado 23 de junio con su entrenador y viajaron al norte de Tailandia hasta llegar a la cueva Tham Luang, lugar donde quedaron atrapados por más de 15 días. 

El motivo de la aventura era retomar energías con una breve exploración por lugares naturales luego de haber tenido un extenso entrenamiento. Repentinamente, los chicos junto a su entrenador no pudieron salir fácilmente de su aventura, por varios días estuvieron sin comida hasta que los rescatistas los encontraron vivos y comenzaron el plan de rescate.   

 

Después de una misión de rescate que duró tres días intensos, afortunadamente todos los niños y el entrenador fueron rescatados de la cueva el pasado 10 de julio. Tras la salida de la profunda caverna, los jóvenes fueron trasladados a centros de salud para verificar que se encontraban en buen estado de salud.

Esta no fue la primera vez que el entrenador ha engañado a la muerte, Ekapol cuando tenía tan solo 10 años de edad se salvó sin ayuda de nadie de una tragedia. Los padres de Ake fallecieron a causa de una extraña enfermedad, luego murió su hermano, por lo que quedó solo y sin ayuda de nadie en una aldea devastada por el azote de una incurable enfermedad.   

 

Quizá te interese: Al menos 33 fallecidos y decenas de desaparecidos en hundimientos de barcos de turistas en Tailandia

 

Ake vivió con familiares lejanos por un corto tiempo después de la muerte de sus padres, pero estaba triste y solo, por lo que fue enviado a un templo budista para ser entrenado como monje, así lo informo su tía Umporn Sriwichai al diario “The Australian”. 

El entrenador pasó 10 años en el templo hasta que decidió emprender otro camino, aunque ocasionalmente visita su templo para meditar, dijeron sus familiares. Gracias a ese entrenamiento, Ake mantuvo a salvo su vida y la de los niños mientras permanecían atrapados en la cueva en condiciones precarias.  

"Podía meditar hasta una hora. Definitivamente lo ayudó y probablemente ayude a los niños a mantener la calma", aseguró su tía Tham Chanthawong al diario “The Associated Press”.  

La policía local dijo que investigarían posibles acusaciones contra Ekapol, pero los padres de los niños le han dado crédito al entrenador por mantener a sus hijos seguros en la cueva. Otro entrenador de fútbol dijo que Ekapol es incapaz de arremeter contra la vida de su equipo, por el contrario, este fiel amigo aseguró que Ake ama a estos niños más que a sí mismo.   

 

La semana pasada, cuando aún seguían atrapados, tanto los niños como el entrenador enviaron cartas a sus seres queridos con unos buzos que las trasladaron. Mientras los niños enviaron mensajes de amor a sus padres, el entrenador se disculpó por el inoportuno accidente: 

Prometo que cuidaré a los niños lo mejor posible. Quiero agradecerles por todo el apoyo y quiero disculparme con los padres. 

"Cuando salga, tenemos que sanar su corazón", dijo Pornchai Kamluang, madre de uno de los niños atrapados, y agregó que nunca culparía a Ake del incidente.  

 

Gracias por mantener vivos a 12 chicos. ¡Eres un superhéroe! por favor no te culpes. Saludos entrenador. 

También un amigo cercano del entrenador consideró que Ekapol fue el "héroe real" durante toda la prueba, Auttaporn Khamheng a los medios locales: 

Amo a Ake, él es en quien confío, él es el que cuida a todos los niños. Para sobrevivir, todos son héroes, pero el héroe más grande es el entrenador. Estoy seguro de que ha hecho todo por todos los niños de la cueva . 

Las autoridades informaron que no es la primera vez que algunos jugadores de fútbol habían estado dentro de la cueva, Ake y su joven equipo jamás pensaron que serían tan peligroso. Por esta razón, el entrenador se comprometió a evitar riesgos para los niños y siempre velar por lo mejor para sus vidas.

Fuente: Fox News, Debate

Quizá te interese: Milagro: los 12 niños y su entrenador han sido rescatados exitosamente de la cueva en Tailandia