INSPIRACIÓN

La amabilidad desinteresada de un recepcionista de hotel cambió la vida de este chico autista para siempre

Date April 6, 2019 00:12

Tratar bien a un cliente es una norma básica que cualquier persona dedicada a la hospitalidad debe seguir sin importar las condiciones de su encuentro, no obstante, hay ocasiones en las que pueden trascender a su ocupación y formar una verdadera amistad sin esperarlo.

Para Kahlief Hill transcurría un día normal al frente de la recepción de un hotel en Pensilvania, cuando Colin Haas se acercó a él para preguntarle si quería ver un truco de magia, y ya que Hill sabe unos cuantos, aceptó la petición del muchacho, quien tuvo que irse para dejar sus cosas en la habitación.

Quizá te interese: Hay un hotel en Finlandia con iglús de cristal que permite disfrutar de las auroras boreales desde la cama

En cuanto se instaló, junto con su madre y hermana, Colin regresó lo más pronto que pudo a la recepción para seguir mostrándole sus trucos a Hill, y así pasaron juntos las siguientes horas, en las que Kahlief solo ponía pausas para atender a otros huéspedes, pero volvía cada vez a los trucos de Colin.

Incluso después del descanso de Kahlief, se dio tiempo para volver con el chico y seguir enseñándole algunos trucos sin sospechar cuánto ayudaba a Colin simplemente con estar ahí para él.

Megan Hass, madre de Colin, compartió después esta historia en Facebook, donde contó la historia completa de su hijo, quien tiene autismo, perdió a su padre dos años atrás, llevaba varios años en la lista de espera por un ‘hermano mayor’ y extrañaba inmensamente de la compañía de otros hombres hasta que se encontró con Hill.

Quizá te interese: Le faltan paredes, techos y puertas, pero podemos afirmar que es un hotel de mil estrellas

Cuando Megan se acercó al recepcionista para agradecerle por el trato que le dio a Colin, no se imaginó todo lo que unos cuantos trucos de magia habían significado en realidad para el chico, pero estaba seguro de que ya tenía un nuevo amigo.

Aunque ser amables con los demás sea fácil, es muy sencillo olvidar cómo se hace y dejarse llevar por los problemas de la vida cotidiana cuando en realidad, intercambiar un momento tan simple como un truco de magia puede abrirnos las puertas a una nueva amistad que dure para toda la vida.

Quizá te interese: Un perro se encariñó tanto con una azafata, que la esperó cada día afuera de su hotel