Su padre estaba al borde de la muerte, pero ella encontró la manera de bailar con él en su boda

Todas las mujeres sueñan desde niñas con el día de su boda: imaginan cómo será su vestido de novia, quiénes serán sus invitados y cuál será ese lugar mágico donde unirá su vida para siempre al amor de su vida.

Su padre estaba al borde de la muerte, pero ella encontró la manera de bailar con él en su bodaElina Leonova / Shutterstock.com

Mary Bourne Roberts compartía ese dulce anhelo con su padre, Jim Roberts. Desde que era una niña, ambos solían bailar la canción “I Hope You Dance” de Lee Ann Womack y soñaban que juntos la bailarían cuando llegara el día del matrimonio de la joven.

Quizá te interese: Novia se pone a llorar al escuchar la voz de su padre difunto durante la boda de sus sueños

Una noticia trágica.

Antes de que Mary y Jim pudieran hacer realidad su fantasía, una noticia devastadora llegó para empañar su sueño. En mayo de 2017 este amoroso padre fue diagnosticado con glioblastoma, un cáncer cerebral destructivo e incurable.

A mediados de diciembre, comenzó a recibir cuidados paliativos que solo se concentraban en reducir su sufrimiento en las últimas semanas de su vida. Por esta razón, la familia temía que Jim no pudiera cumplir el sueño de estar presente en la boda de su hija.

En contra de todos los pronósticos, Jim estuvo allí. Primero, avanzó por el pasillo de la iglesia hacia el altar, tomando la mano de su hija en el momento más importante de su vida.

Quizá te interese: En su boda, los invitados empezaron a gruñir y a golpearse, entonces la novia decidió ¡hacer lo mismo!

Luego, tuvo que tomar un tiempo para descansar en su habitación de hotel porque estaba sumamente débil para continuar, pero más tarde tomó el impulso necesario para hacer parte de ese momento que soñó durante tantos años: el baile padre e hija.

Mary, quien además es profesora de danza, tomó delicadamente a su padre y lo llevó a la pista de baile, luego meció sus brazos amorosamente mientras danzaba con gracia a su alrededor. Cada tanto, su padre enjugaba sus lágrimas, conmovido.

Como era de esperarse, los presentes derramaban lágrimas de ternura mientras observaban a esta maravillosa pareja que demostró lo fuerte que puede ser el vínculo entre un padre y una hija.

La emoción del padre era inocultable, en la mayoría de las fotos del evento se puede notar su llanto. Del mismo modo, se puede observar la forma en que su joven hija encontró la manera de hacerlo partícipe en cada uno de los momentos de la ceremonia. Definitivamente ¡la más grande demostración de amor!

Quizá te interese: Para que ella tuviera la boda perfecta, la policía se aseguró de que su baile padre-hija fuera inolvidable