Fue abandonado en el baño de un aeropuerto y, tres décadas después, pudo conocer su verdadero origen

Inspiración

May 15, 2019 21:41 By Fabiosa

En 1986, el mundo se conmovió con la historia de un bebé de 10 días que fue abandonado en el baño de mujeres del aeropuerto internacional de Gatwick, en el Reino Unido. Los medios lo llamaron Gary Gatwick, en honor a la mascota del aeropuerto y por el osito de peluche que le dieron cuando fue encontrado, pero su verdadero nombre es Steven Hydes.

Durante toda su vida, Hydes ha estado en búsqueda de sus padres biológicos. Cada año, cerca de Navidad y del aniversario de su hallazgo, acudía a los medios de comunicación para reiterar su pedido y así poder conocer a sus progenitores. Por fortuna, luego de 33 años y con la ayuda de un equipo de genetistas, pudieron identificar a su familia.

Hydes anunció la buena noticia en sus redes sociales y dijo que estaba agradecido con el equipo de científicos que lo ayudó a dar con el paradero de su familia. “Desgraciadamente, mi madre murió, por lo que no podré averiguar qué pasó y por qué. Sin embargo, pude hallar a mi padre y a mis hermanos, quienes no sabían de mi existencia”, agregó.

Con mucha emoción, Hydes le agradeció al público en general y a todas las personas que de alguna forma u otra lo han ayudado a cumplir su objetivo. “El trabajo de los genetistas es increíble y gracias a ellos se pudo resolver mi caso”, afirmó. No obstante, pidió que se respetara su privacidad en estos momentos debido a la sensibilidad y lo reciente de la situación.

Hydes asegura que jamás tuvo resentimientos con sus padres biológicos, pero sentía curiosidad por conocer sus orígenes. Además, quería poder darles a sus propios hijos una mejor idea de la historia de su familia. Gracias a la ciencia y al interés de la gente, la insólita historia de este hombre pudo tener un final feliz.

Sin duda, Hydes tiene un largo camino por delante para llegar a conocer a su familia y poder recuperar algo del tiempo perdido. Ojalá esta nueva etapa en su vida le permita cerrar viejas heridas y reconstruir su historia.