INSPIRACIÓN

Trabajaba como conserje en un hospital universitario y terminó graduándose de enfermero ahí mismo

Date May 28, 2019 00:57

Cuando Frank Baez llegó de la mano de su madre a Nueva York desde República Dominicana, tenía apenas 15 años y no podía hablar ni una palabra en inglés. Hoy, su vida ha dado un vuelco de 180 grados gracias a su disciplina y perseverancia.

Desde muy joven, Baez tuvo que dejar de lado el estudio para poder ayudar económicamente a su familia. Durante varios años, trabajó como conserje en la escuela de enfermería del Hospital Universitario de Nueva York.

Allí, Baez se sintió inspirados por los alumnos que veía pasar todos los días. “Ver como mis colegas trataban a los pacientes me dio el impulso necesario para querer convertirme en uno de ellos”, declaró el joven a la revista People.

Finalmente, Baez obtuvo su título universitario y se inscribió en el programa intensivo de enfermería de la Universidad de Nueva York, del que se graduó en 15 meses. “El programa de estudios es muy riguroso, pero él lo aprobó con las mejores notas”, aseguró Natalya Pasklinsky, la directora de simulación educativa de la institución.

Nunca fui un chico 10, pero trabajé y estudié mucho”, aseguró Baez. Si bien hoy mira hacia atrás y se siente orgulloso de todos sus logros, también admite que hubo momentos en los que sintió invadido por la duda, pero que pudo superarlos gracias a su afán por vivir mejor y seguir creciendo.

Sin duda su historia es una verdadera inspiración para todos aquellos que anhelan en convertirse en profesionales y sienten que jamás lo lograrán debido a las situaciones adversas de la vida.  Ante la pregunta de cómo lo logró, Baez da una respuesta conmovedora: “lo único que hice fue no rendirme nunca”.