Un niñito argentino recibió como obsequio una prótesis de mano en 3D, fabricada por reclusas

El mundo está lleno de personas buenas y con las mejores intenciones del mundo. A veces no se trata de ser un superhéroe o justiciero, sino de ayudar desde los simples conocimientos y humildes posibilidades que tienes. Así fue que, una ONG sin fines de lucro y un grupo de reclusas lideradas por Gino Tubaro, fabricaron una prótesis de mano impresa en 3d, para un niñito de 12 años.

Atomic Lab, las ganas de mejorar el mundo de quienes necesitan una prótesis.

Existen muchas personas alrededor del mundo que necesitan prótesis de diferentes partes del cuerpo. Sin embargo, no todos tienen los recursos suficientes para poder asumir el costo que ello implica. Por ello, Gino Tubaro, un inventor argentino y estudiante de ingeniería de apenas 20 años, creó una organización sin fines de lucro, llamada Atomic Lab, para fabricar prótesis gratuitas a quien las pueda necesitar.

Sin embargo, Tubaro no se detuvo ahí. Creó toda una plataforma digital para recibir donaciones y que le hagan la solicitud de las prótesis, así como para sumar a voluntarios al proyecto alrededor del mundo. También creó un proyecto con el Servicio Penitenciario Federal de Argentina, para que los y las reclusas pudieran sumarse a la idea y desde la penitenciaría ayudar a fabricar estas prótesis.

Hoy fuimos al Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres a conocer el departamento de trabajo en donde se imprimirán y ensamblarán manos mecánicas 3D que serán entregadas de manera gratuita en todo el país. Con este programa buscamos que los internos puedan aportar valor a la sociedad mediante causas solidarias de alto impacto, aprendiendo nuevas tecnologías que les servirán al momento de reinsertarse en la sociedad.

Quizá te interese: Un estilista para los “sin techo”: Él transformó su oficio en una labor que es más que caridad

Tobías recibió su primera prótesis de mano a los 12 años.

El pequeño Tobías, que apenas tiene 12 añitos, nunca había tenido mano. Pero, gracias a este proyecto, un grupo de 8 reclusas contribuyeron con la organización de Tubaro, y le hicieron una prótesis impresa en 3d al niño.

Las 8 mujeres, reclusas del Complejo Penitenciario Federal IV de Ezeiza, además de aprender el proceso de fabricación de prótesis desde las impresiones 3d, dieron un importante paso de avance hacia la reinserción social, una vez que estén en libertad. Ellas también interactuaron con Tobías, mediante videoconferencia, donde él les pudo agradecer su noble gesto. Aquí puedes ver un vídeo.

Sin lugar a dudas, es una gran acción la de Gino Tubaro, y también la de estas mujeres que se están tratando de reinsertar en la sociedad de una manera muy positiva. Esperemos que el inventor pueda seguir con su trabajo y regalar felicidad a muchas personas más.  

Fuente: Infobae

Quizá te interese: A sus 2 años este bebé desafía a los médicos que decían que moriría por su síndrome de espina bífida