Lo detuvieron por un delito menor, pero lleva 47 años preso porque se olvidaron de liberarlo

Inspiración

October 24, 2018 23:36 By Fabiosa

La vida en una prisión es una condena terrible que ninguna persona desea experimentar. Sin embargo, pocas veces pensamos en las dificultades que atraviesan las personas cuando finalmente recobran su libertad, sobre todo cuando su encarcelamiento fue totalmente equivocado.

El caso de un hombre que pasó injustamente 47 años en prisión, conmovió recientemente a Argentina. Pero además, abrió el debate sobre las dificultades que viven los exconvictos para regresar a sus vidas después de recobrar la libertad.

Una condena injusta.

En 1971, Miguel Arroyo tenía 22 años y fue detenido por faltas menores. El joven, quien se dedicaba a la albañilería y a trabajar el campo, recibió un diagnóstico de esquizofrenia y fue internado en un hospital psiquiátrico.

Con el pasar del tiempo, el proceso fue olvidado y quedó perdido en un limbo judicial hasta que, 47 años después, la asistente social Consuelo Visconti se interesó en su caso.

Lo detuvieron por un delito menor, pero lleva 47 años preso porque se olvidaron de liberarloNok Lek / Shutterstock.com

Así fue como descubrió que el hombre llevaba décadas retenido injustamente. De hecho, el caso prescribió y su expediente fue destruido hace dos años, cuando la justicia argentina quemó miles de casos que ya habían vencido.   

Sin embargo, devolverle la libertad no parece una solución apropiada. Actualmente, Miguel solo tiene un familiar, su hermana Ramona, quien ya tiene 78 años y tuvo que dejar de visitarlo por motivos de salud.

Quizá te interese: Recibió un cheque de 1 millón de dólares para compensar un error que lo mantuvo 39 años en la cárcel

Además de ella, el anciano no tiene vínculos familiares ni sociales de ninguna clase. Por lo tanto, su regreso a la sociedad pudiera no ser una decisión prudente, a pesar de que el personal del hospital, asegura que es una persona sana y normal.

Lo detuvieron por un delito menor, pero lleva 47 años preso porque se olvidaron de liberarlosfam_photo / Shutterstock.com

La prisión después de la prisión.

El caso de Miguel generó gran conmoción en Argentina y reabrió un debate fundamental ¿cómo ayudar a los exconvictos para que la libertad no sea una segunda condena?

Si tienes un familiar o una persona cercana que ha pasado por esta situación, seguramente conoces sus dificultades para retomar una vida normal. En este sentido, el portal Familias.com, compartió una serie de consejos que pueden ayudar a que este proceso sea menos doloroso:   

  1. Buscar ayuda psicológica. Para superar el trauma y restablecer las relaciones con los demás, es necesario que el afectado pueda contar con la ayuda de un profesional.
  2. Alejarse de la causa. Sin importar cuál haya sido el error que lo haya llevado a prisión, es fundamental ayudarle a mantenerse alejado de una posible reincidencia.
  3. No sentirse delincuente. La persona que ha salido de la cárcel necesita saber que eso no lo convierte en una mala persona, demuéstrale que no lo juzgas y ayúdale a sentir que merece cuidado y afecto.
  4. Ayúdale a superarse. Tal vez la mayor dificultad de un exconvicto, es volver a encontrar oportunidades, ayúdale a creer en sí mismo y a encontrar posibilidades de trabajo y educación.

Lo detuvieron por un delito menor, pero lleva 47 años preso porque se olvidaron de liberarloPhotographee.eu / Shutterstock.com

La prisión es una experiencia oscura y traumática, sin embargo, la libertad no tiene por qué serlo. Ayudar a las personas que quieren rehacer su vida, es la mejor forma de evitar que reincidan por su propia felicidad y por una sociedad mejor.

Y en el caso de Miguel, esperemos que alguna clase de justicia llegue a su vida y pueda vivirla de la mejor manera, aunque toda su juventud le haya sido robada.

Fuente: TN, La Voz

Quizá te interese: Descubrió un fraude enorme en los años 90. Hoy se ve obligado a pedir limosna para sobrevivir


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.