Vivió su niñez bajo un puente, pero se esforzó para volverse una promisoria estudiante de derecho

Inspiración

August 17, 2018 16:56 By Fabiosa

Yohana Mercado tiene una inspiradora historia que se dio a conocer desde que tenía 12 años: a pesar de que era una niña en situación de calle nunca se detuvo para seguir estudiando. Actualmente va por más y busca graduarse de abogada.

Cuando era niña su disciplina le fue premiada gracias a que los medios compartieran su vida. Yohana vivía debajo de un puente y asistía al colegio con un par de zapatos del mismo lado, caminando más de 30 kilómetros para llegar a ella, recorrido que luego debía repetir para volver a "casa". Con poca ropa y con una bolsa que sustituía el típico bolso escolar logró ser una alumna ejemplar, con excelentes notas y sin casi inasistencias.

Esta constancia que la separaba del resto y la hizo destacar tenía una muy triste historia familiar. Sus padres no se preocupaban por ella como debían, ni tampoco de sus otras cinco hermanas.

El grupo familiar vivía debajo del puente Maipú en Córdoba, Argentina. Allí dormían expuestos a las lluvias, crecidas del río más cercano y hasta desalojos. Para hacer peor la situación, el padre de las niñas fue apresado, y aún lo está.

Esfuerzo gratificado.

Con un entorno que no la impulsaba a estudiar, Yohana tuvo la fortaleza para los 60 kilómetros que tenía que caminar diariamente. Aunque la niña nunca dijo lo que pasaba, sus maestras se darían cuenta y hasta una amiga le regaló un pantalón.

Quizá te interese: Este indigente encontró un piano en la calle, y en ese momento... ¡su vida inició de nuevo!

Que los medios dieran a conocer su historia hizo que un gobernador, Juan Manuel de la Sota, les diera una casa -que después la madre dejaría perder-, y la niña obtuvo una beca para cursar su secundaria en una institución privada donde tuvo el honor de ser la escolta de bandera en los actos de la misma escuela.

Buscando la justicia de los más pobres.

Ahora, con 23 años, vive con sus amigas, ingresó a la Universidad Nacional de Córdoba, estudia derecho y trabaja en los Tribunales. Se sintió motivada desde más joven por esta carrera por un embarazo de su madre que terminó en pérdida por mala praxis. Al respecto comentó:

Muchas mujeres pobres pasan por eso y nadie las defiende. Quiero dedicarme a lo penal juvenil.

Ella dice que no se cree un ejemplo, pero para muchos seguramente lo es, más cuando las personas en situación de calle ven como algo utópico ser un profesional. Yohana supo aprovechar las oportunidades de la vida y logró estudiar, demostrando así que la pobreza no tiene que destinar siempre a las personas al abandono y la pobreza.

Fuente: Clarín

Quizá te interese: Desesperado por conseguir trabajo, un hombre repartió su CV en la calle. Ahora, es muy exitoso