Padres biológicos de una niña con síndrome de Down adoptaron a otro pequeño con la misma condición

Inspiración

September 11, 2018 16:06 By Fabiosa

Una pareja de gran corazón cuya hija nació con el síndrome de Down adoptó desinteresadamente a otro niño pequeño con el mismo diagnóstico. La historia de esta pareja ha cautivado a miles de personas en el mundo y sus fotos son una gran demostración de amor y solidaridad. ¿Quieres saber más sobre los Sweatman?

Allison y Andrew Sweatman tuvieron a su primera hija Rosie, de 5 años, con síndrome de Down. Desde hace un buen tiempo, la chica venía pidiendo con mucha insistencia un hermanito. Situación bastante normal cuando los niños llegan a esta edad. No obstante, la sorpresa de esta historia es que los Sweatman decidieron adoptar a Beau, un niño con el mismo diagnóstico, para darle a su retoño un hermano mayor.

El caso tan particular de esta familia ha alcanzado una gran repercusión mediática. Por ello, varios medios de comunicación se han acercado a ellos para hablar sobre el tema. Allison, de Arkansas, Estados Unidos, dijo lo siguiente en una entrevista para televisión:

Fue muy difícil tener a Rosie al principio porque no pudimos concentrarnos en ninguna de las cosas en las que un padre normal se concentra, es decir, no pudimos disfrutar el primer año de vida de nuestra hija porque estábamos completamente enfocados en problemas de salud muy serios. Sin embargo, después de superarlos, sentimos que éramos capaces de disfrutarla y celebrarla.

Rosie nació con un defecto cardíaco y síndrome de Down, lo que obligó a sus padres a regresar a los Estados Unidos desde China, lugar donde habían estado trabajando como maestros. Con el tiempo, las cosas se complicaron y Rosie sufrió convulsiones y craneosinostosis, males que ocurren cuando el cráneo se fusiona prematuramente.

Quizá te interese: 7 jóvenes con Síndrome de Down que a pesar de todo lucharon por sus sueños y triunfaron

 

¿Qué los llevo a tomar esta decisión?

Para ellos, lo más importante fue saber que habían visto a su hija superar muchos obstáculos, así que sabían de buena mano que algo como el síndrome de Down no era un diagnostico imposible de vencer. Por tal razón, quisieron ayudar a otra persona que estuviera pasando por un problema similar.

De esta manera, pensaron en Beau. El niño era el hijo de una pareja que lo amaba, pero que había decidido que estaría mejor con una familia que tuviera más experiencia en la crianza de niños con Down.

Al conocerlo en una agencia de adopción, el vínculo fue inmediato. En dos meses, habían adoptado a Beau y lo habían convertido en el hermano mayor de Rosie. La madre de estos jóvenes muy especiales está muy feliz con su presente, pero es consciente de todos los retos que han asumido:

Somos como muchas otras familias, pero reconozco absolutamente que también somos increíblemente diferentes del exterior al interior. Hacemos que la gente nos mire o haga preguntas, pero es sólo una parte de nuestra vida.

En definitiva, las personas con cualquier tipo de diagnóstico no son tan diferentes a como la gente piensa. Actos de amor y generosidad como el de esta familia ayudan a aclarar dudas y miedos a quienes no saben nada sobre el síndrome de Down.

Fuente: Upsocl

Quizá te interese: Se graduó como sus compañeros, y TODOS obtuvieron su título menos él por tener Síndrome de Down