Murió de cáncer, pero no sin denunciar en su obituario la humillación médica por su sobrepeso

Una mujer que murió de cáncer usó su propio obituario para atacar a los médicos que, según ella, la avergonzaron durante décadas por su peso y nunca la ayudaron.

Buzz Feed / YouTube

Ellen Maud Bennett, de 64 años, dijo que su último deseo era que las "mujeres de su talla" abogaran fervientemente por su salud y que no aceptaran simplemente la repetida opinión médica de que " el sobrepeso era su único problema de salud relevante".      

La canadiense murió después de que le diagnosticaran un cáncer inoperable y le dijeran que sólo le quedaban unos días de vida. Su familia la describió como una mujer con un notable carácter y una carrera profesional que incluía un período en el parlamento canadiense, participaciones en la televisión y el cine.

La Sra. Bennett escribió en su obituario que tenía un último mensaje sobre la forma en que fue tratada por los médicos después de años de sentirse mal y de que le dijeran que necesitaba perder peso a como diera lugar y no se fijaran en otros aspectos de su cuerpo que también necesitaban atención.

Quizá te interese: Este chico luchó como un valiente contra el cáncer: Hizo su propio obituario y no quería un funeral triste

Estas fueron algunas de sus palabras finales:

Durante los últimos años de sentirme mal, busqué ser intervenida quirúrgicamente y nadie me ofreció apoyo o sugerencias más allá de la pérdida de peso. Mi último deseo es las mujeres de mi talla hagan que su muerte sea importante, aboguen fuertemente por su salud y no acepten que la grasa es el único problema que tenemos.

saltodemata / Shutterstock.com

Este mensaje fue ampliamente difundido en las redes sociales y los medios de comunicación. Por tal razón, se encendió un amplio debate sobre este tema. En este sentido, Jenny Zukes mandó el siguiente mensaje por Twitter para dar un apoyo póstumo a Ellen:

Me dijeron que tenía que bajar de peso durante más de una década antes de que finalmente me diagnosticaran, a los 43 años, una enfermedad genética degenerativa. La comunidad médica es paupérrima para las mujeres con sobrepeso. Si a esto le sumamos el hecho de ser una minoría, las cosas empeoran aún más.

Otra usuaria de esta red social dijo lo siguiente sobre este tema:

Mi médico de cabecera de adolescente no podía ver más allá de mi peso. Él decía que mi dolor de cabeza, de la tensión, y una hipermovilidad eran una consecuencia de mi peso. Ya tengo 33 años y aún no soy diabética.

En este sentido, un grupo de panelistas en la convención anual de la Asociación de Psicólogos de Estados Unidos dijeron que, efectivamente, el prejuicio de los médicos interfiere con su atención a pacientes obesos. Los puntos de vista estereotipados de los profesionales de la salud deben cambiar.

En definitiva, es increíble como las palabras de una persona pueden repercutir con tanta fuerza incluso después de su muerte. Ojalá que la reflexión de Ellen ayudé a cambiar este problema en la atención médica a personas con sobrepeso.

Fuente: The guardian

Quizá te interese: Esperaron que muriera para decirle sus verdades en un “dulce” obituario que siempre será recordado

Recomendamos