PSICOLOGÍA

"Trabajé de niña pero luché por convertirme en jueza": la admirable historia de Antonia Faleiros

Date September 30, 2019 22:42

Antonia Marina Faleiros es una exitosa jueza federal en Brasil que llevó una precaria vida desde que fue pequeña. La mujer nació hace 52 años en una región muy pobre donde necesitaban obra de mano urgentemente, por lo que desde niña trabajó en campos de azúcar en lugar de estudiar adecuadamente.

"Trabajé de niña pero luché por convertirme en jueza": la admirable historia de Antonia FaleirosYAKOBCHUK VIACHESLAV/ Shutterstock.com

Una incansable lucha.

Cuando finalmente pudo completar su formación escolar básica, Antonia no lo pensó dos veces y huyó de Minas Gerais para poder encontrar un futuro digno, cosa que no le fue nada fácil. La futura jueza comenzó viviendo con unos parientes lejanos y trabajando como ama de llaves pero esto duró poco y al rato no tenía ni hogar ni trabajo.

No quería volver a casa, le mentí a mi madre, ella murió sin saber que yo vivía en la calle. Pasé siete meses 'viviendo' en una parada de autobús entre Tamoios y Río de Janeiro hasta que una mujer desconocida me recibió en su casa un día.

Finalmente encontró en el periódico la oportunidad de tomar un curso para certificarse como alguacil y aunque no tenía dinero para pagarlo ni tampoco para los libros, Antonia no se rindió y sacó de la basura los libros viejos que utilizó para estudiar y así presentar el examen que le permitiría convertirse en alguacil del Tribunal de Justicia de Minas Gerais a los 21 años.

Recogí libros viejos de la basura para poder estudiar y así entrar a la escuela. Después de ser alguacil, en la corte, terminé haciendo contacto con personas en el campo legal y eso finalmente me despertó al campo legal.

Una carrera exitosa.

Junto a su carrera en las leyes, Antonia buscó otros trabajos como maestra de baile de salón y bailarina en una escuela de baile, lo que finalmente le permitió renovar la casa de sus padres, instalarles agua y luz y así poder pagarse una carrera en la universidad pública, lo que posteriormente la catapultó en el camino a convertirse en jueza federal.

La vida de Antonia la impulsó a luchar por el derecho de los niños y es así como además de tener un trabajo exitoso, tiene diversos proyectos en apoyo a los pequeños que son obligados a trabajar en Itabuna y Lauro de Freitas. ¿Acaso esta mujer no es una verdadera inspiración?