Un niño autista de 11 años quedó traumatizado después de ser acusado injustamente de robo

Emmitt Crear, de 11 años, tiene autismo y un trastorno sensorial. Por esta razón, cuando va de compras con su madre, se dirige directamente al pasillo de los juguetes en la cadena de supermercados Woolworth, porque aquí es donde se siente más cómodo. No obstante, el niño sufrió una fuerte acusación en una de sus visitas hace poco y su caso ha generado mucha polémica. 

Emmitt y su mamá Karen visitaron la cadena de supermercados Woolworths en Sídney, Australia, para hacer sus compras semanales como de costumbre. Normalmente. Emmitt se queda en el pasillo de los juguetes del recinto hasta que su mamá le indica que ha terminado y es hora de irse.

No obstante, algo bastante inusual sucedió ese día, pues mientras Emmitt miraba los juguetes como siempre lo hace, un trabajador del local se le acercó y acusó al niño de haberse robado una figurita de Lego debido a que había un paquete vacío en el estante.

Emmitt rara vez habla con extraños, así que no intercambió palabras con el hombre y solo siguió las indicaciones de su madre quien le dijo que se dirigiera a la caja, pero fue ahí cuando la situación empeoró, pues tres miembros del personal lo siguieron y detuvieron de forma agresiva.

En ese momento, su mamá procedió a preguntar qué estaba pasando y fue cuando acusaron al pequeño de robarse esta figura de Lego. Seguidamente, los miembros del personal revisaron los bolsillos de Emmitt y no encontraron ningún Lego. Al no encontrar pruebas del delito, Karen pidió hablar con el gerente de la tienda.

 

Quizá te interese: Sufre autismo y trabaja en el café de su familia. ¡Esto le cambió la vida!

 

El gerente de la tienda se disculpó, pero dijo que la tienda revisaría las grabaciones de CCTV para asegurarse de que no se hubiera producido ningún robo.

El incidente ha destruido años de terapia.

Según las palabras de la madre, esta situación ha hecho que la ansiedad de Emmitt al salir esté por las nubes:

Dañaron años de terapia, no saben cuánto he luchado sólo para meterlo en una tienda.

La familia ahora tiene que ir de compras a otro lugar y empezar de cero. Tiani continuó sus declaraciones agregando que las personas con autismo necesitan ser tratadas con más respeto:

La gente necesita dejar de tener el estigma de que los niños o adultos con autismo son animales o criminales. Son mucho más inteligentes que las personas promedio y en lugar de menospreciar a las personas con discapacidades, como sociedad deberíamos levantar la cabeza para apoyarlas.

Por su parte, un portavoz de Woolworths declaró lo siguiente:

El incidente fue un error de juicio y no refleja cómo esperamos que nuestros empleados traten a nuestros clientes. Hemos contactado a la familia para ofrecerles nuestras sinceras disculpas por la forma en que fueron tratados en nuestra tienda.

En definitiva, no cabe la más mínima duda d que este hecho se debió en gran medida por el desconocimiento de los empleados a las conductas típicas de un niño con autismo.

Esperemos que Emmett logre superar este mal trago por completo y recupere la confianza en la gente, porque no todos son tan desconsiderados ni tan topres en su trato con los autistas.

Fuente: Kidspot

Quizá te interese: Ella descubrió cómo cortarle el cabello a niños con autismo sin asustarlos y eso la inspiró a mucho más