VIDA REAL

Le dijeron que su bebé había muerto y le dieron una píldora abortiva. Días después, sintió un latido

Date June 29, 2018 00:33

Durante un examen de rutina, Catherine Urhegyi, quien se encontraba embarazada de su segundo bebé, recibió la noticia a la que toda madre le teme: el pequeño que aún se encontraba en su vientre había muerto. Ella y su esposo, Andrew, se sintieron devastados. La madre recuerda esa experiencia tan dura:

Llevábamos mucho tiempo esperando ver al bebé en la ecografía. No esperaba semejantes noticias. Me impactó escuchar que no había latido. Estallé en lágrimas en ese momento.

Ante las opciones de esperar un aborto espontáneo, el cual podría tardar varias semanas, practicarse una operación para eliminar el feto o tomarse una píldora que induciría el parto de manera médica, Catherine eligió, a regañadientes, la tercera opción. Entre sus planes nunca había estado tener que decidir cómo quería ponerle fin a su anhelado embarazo.

A los 2 días de haber tomado el medicamento, Catherine sangraba fuertemente todo el tiempo, lo que parecía un síntoma natural de que el aborto estaba en proceso. Así pues, la joven regresó al hospital Salford Royal, en el Reino Unido, para que llevasen a cabo la última fase del aborto. Durante esta visita, el panorama de la madre cambió radicalmente.

Quizá te interese: Mujeres en Argentina celebran que los diputados legalizaron el aborto, pero aún faltan los senadores

Una ecografía adicional, la cual que debía realizarse para evaluar el estado del feto y de la madre, reveló que el bebé por el que ella había llorado tanto al pensar que nunca lo conocería manifestó un latido. Se trataba de una péquela niña, quien había sido tan fuerte y tenía tantas ganas de vivir que había sobrevivido al aborto.

A pesar de su inmensa alegría, Andrew y Catherine debían enfrentarse a la realidad de que su hija podría nacer con graves problemas de salud a causa del medicamento ingerido. También les dijeron que el sangrado que Catherine había experimentado podía ser el resultado del aborto de una gemela no detectada.

Estaba abrumada con el impacto porque empecé a preocuparme por cómo habría podido afectar el medicamento a mi bebé. Un médico nos dijo que era nuestra decisión, pero que, debido al posible daño que nuestro bebé podría haber sufrido a causa de la píldora, continuar con el aborto seguía siendo una opción. No obstante, no tenía duda, luego de ver el latido de mi bebé en la ecografía, no podía seguir adelante.

Catherine decidió proseguir con su gestación a pesar de que vivió la mayoría del tiempo preocupada por los problemas de salud que su pequeña pudiese traer. No conseguía entender cómo un médico profesional podía haber equivocado de una manera tan garrafal con su diagnóstico. Catherine recuerda:

Queríamos un hermanito para Thomas y, dado que tuve un embarazo totalmente normal con él, no creímos que hubiese razón para que el segundo fuese distinto.

De igual modo, Catherine considera que debió realizársele otra ecografía antes de ella tomarse la píldora para confirmar el diagnóstico de que su bebé había muerto. Sin embargo, toda esta amarga experiencia quedó en el pasado, pues hoy en día se dedican a disfrutar de la hermosa familia que agrandaron con la llegada de su pequeña bebé, quien, afortunadamente, nació sin ningún tipo de problemas de salud.