VIDA REAL

Padre pide justicia por los moretones de los golpes que un niñero le propinó a su bebé

Date June 28, 2018 00:03

Joshua Marbury y Alicia Quinney, de Sherwood, Oregon, quedaron totalmente devastados cuando descubrieron que su hijo de 1 año, Jacob, tenía un ojo morado y varias contusiones, incluyendo una similar a la forma de una mano. Al inicio, los padres creyeron que el pequeño se había manchado con marcadores, pero luego lo voltearon y vieron que todo el lado derecho de su rostro estaba lleno de moretones.

Rápidamente, los padres supieron de dónde habían provenido las marcas en el cuerpo de su hijo; de su niñero, identificado como Markell D. Hilaire, de 27 años. Luego de que la pareja saliese a comer esa noche, regresaron a casa y encontraron a Jacob gritando y llorando, mientras que el niñero dormía plácidamente. Enviaron al hombre poco confiable a su casa y se acostaron a dormir. La mañana siguiente, se dieron cuenta de que, evidentemente, el niñero había abusador del pequeño, dado que los moretones cobraron fuerza a lo largo de la noche.

Joshua y Alicia inmediatamente llevaron a su hijo al hospital, introdujeron una denuncia policial y esperaron ansiosamente a que se crease un caso en contra del niñero. La policía afirmó que estaban seguros de que Markell era el responsable y, según Joshua, un detective incluso dijo que el ataque pudo hacer sido letal, además, sostuvo que el niñero había confesado haber golpeado al bebé.

Quizá te interese: "Los golpes sólo le enseñan a los niños a temerle a sus padres, no a respetarlos", asegura la ciencia

Sin embargo, los padres quedaron destrozados cuando las autoridades les informaron, 2 meses después del incidente, que no tomarían acciones en contra del hombre que había golpeado al bebé, a pesar de que podría haber matado al niño con el tipo de heridas que le infligió al pequeño. Con una molestia totalmente comprensible, Joshua Marbury escribió una denuncia en Facebook, a través de la cual exigía justicia.

Normalmente mantengo mis asuntos familiares muy privados porque no necesito llamar la atención, pero esto es diferente. Hace DOS meses, si no es más, mi hijo recibió una golpiza en el lado derecho de su rostro por parte de nuestro niñero, a tal punto que MULTIPLES médicos (quienes nos mostraron hasta las marcas de las manos) y los detectives dijeron que podría haberlo matado. Tras varios días, si no semanas, de estar distraído en mi trabajo, obtuvimos la confesión del agresor en la que afirmó que sí lo había hecho. Aun así, la persona no resultó arrestada porque debían construir el caso y un jurado debía encontrarlo culpable ANTES de que fuese a prisión. Si yo golpease a una persona en el rostro y llamasen a la policía, me esposarían inmediatamente. Tras DOS meses de espera, nos enteramos de que se retiraron los cargos porque mi hijo de UN año no puede expresar verbalmente que lo agredieron y no demostró que estaba adolorido o que esta persona hizo esto “intencionalmente”. Estoy TAN furioso que no hago uso de la profanidad en espera de que algo ocurra y esto se haga viral. Yo hice mi parte con DIOS y seguí su “consejo” de no recurrir a acciones propias por medio de la venganza. HAGAN SU PARTE, tienen una confesión verbal y la evidencia de la marca de una mano. Un cadáver no puede decirles quién lo mató. ¿Ponen a un bebé al mismo nivel porque no puede hablar? Bueno, pues un cadáver tampoco. ESTO ES BLASFEMIA. ¿Esperaron 2 meses, si no es más, para decirnos esto? Deben hacer algo. NADIE puede golpear a un bebé y más para después salirse con la suya simplemente porque el niño no lo puede decir verbalmente. Se les agradece su ayuda en el área de Portland si pueden compartir esta nota o etiquetar noticieros, periódicos locales, etc.

Junto a la enojada publicación, el padre adjuntó fotos de su bebé golpeado a fin de crear conciencia entre todos los padres que pudiesen leerlo. No cabe duda de que Joshua tiene todo el derecho a estar indignado, pues, a pesar de que el agresor confesó su delito, las acusaciones fueron finalmente retiradas.

Todo parece indicar que la Corte de Apelaciones de Oregon exige que la misma víctima pueda describir el ataque perpetrado y, evidentemente, el pequeño de 1 año todavía no califica para cumplir esta exigencia. Afortunadamente, el caso llegó a oídos de un abogado de Washington, quien decidió revisar de nuevo el expediente.

Ahora la pareja tienen grandes dificultades para volver a confiar en una persona para que cuide a su bebé, pues gracias al niñero, quien, además, era el mejor amigo del mismo Joshua, el bebé quedó traumatizado por el ataque y llora cada vez que lo alejan de su madre. Aunque se recuperó de los moretones, el daño psicológico al pequeño sigue intacto. Con suerte, esta familia encontrará la paz que necesita y una persona confiable que quiera y respete a su bebé.

Fuente: Joshua Marbury / Facebook

Quizá te interese: Este bebé fue víctima de una agresión que le desfiguró el rostro cuando estaba en su guardería