FAMILIA Y NIÑOS

Madre recogió a su hija en el colegio y la pequeña le entregó un dibujo que la dejó sin aliento

Date July 25, 2018 17:36

Cuando una madre del sur de California, en Estados Unidos, fue a recoger a su hija al colegio, ansiaba preguntarle a la pequeña cómo había sido su primer día en la escuela. No obstante, apenas la vio, la niña le entregó a su madre un dibujo que la dejó sin palabras, literalmente. Lo ocurrido dentro de aquel colorido salón de clases es algo que esta madre recordará, y de lo que se reirá, para siempre.

NatashaFedorova / Depositphotos.com

Con la finalidad de entretener a sus conocidos, Janene, la madre de la pequeña, compartió la historia de la anécdota más inolvidable en la vida escolar de su hija hasta el momento. De igual modo, compartió una fotografía del dibujo en cuestión, en el cual la niña había plasmado a su madre con unos senos realmente gigantescos.

Al momento de hacer la publicación, Janene le aclaró a sus contactos que sus senos reales no eran así y les pidió que le permitiesen explicárselo. La madre recuerda que llegó al colegio a recoger a su retoño y vio a muchos niños corriendo hacia los brazos de sus padres, a la vez que les enseñaban dibujos en los que se apreciaban flores, corazones y animales.

Vera Petruk / Shutterstock.com

Quizá te interese: No puedes perderte lo que hace esta nena cuando confunde a un calentador de agua con un robot…

Por su parte, su hija apareció emocionada y se dispuso a enseñarle su dibujo y, con mucha ilusión, le hizo saber que en el papel estaban plasmadas ellas dos. La madre miró la pintura y lo primero que resaltó ante sus ojos fueron los senos monumentalmente inmensos que la pequeña le había atribuido. Al recordarlo, la madre comenta:

Sí, MI pequeña artista no dibujó corazones ni flores, sino que eligió hacer una representación EXTREMADAMENTE desacertada de su madre para que todo el mundo la viese.

La joven madre de tres hijos no podía con su asombro, pero se limitó a recibir el tierno presente de su hija. En sus adentros, Janene no hacía más que reírse mientras manejaba hacia su casa y pensaba qué se habría imaginado la profesora, además de suponer su sorpresa y decepción cuando la vio entrar en el salón con sus copas talla B para buscar a su hija.

En realidad, el gracioso dibujo de la pequeña simboliza un lindo recuerdo para su madre, pues afirma que éste le confirma que los niños pueden ver a los adultos de una manera muy distinta a como se ven ellos mismos. En ese sentido, la madre describe la percepción que tiene su hija de ella:

Mírenme aquí; mis senos están bastante animados, mi cabello es grueso y con volumen, tengo una nariz pequeña y perfecta, y mi sonrisa es brillante. La verdad, nunca he lucido mejor, y si así es como mi hija elige verme, lo guardaré para siempre.

La publicación de Janene se volvió viral, pues muchos padres se sintieron identificados con la experiencia. Su anécdota sirve como un recordatorio gracioso de que los niños nos ven muy distinto a como nos vemos nosotros mismos y, muchas veces, deberíamos esforzarnos en igualar nuestra perspectiva propia a la que ellos tienen de nosotros.

petereleven / Shutterstock.com

Muchos padres creen que se ven viejos y cansados, además de gordos; sin embargo, al mismo tiempo, sus hijos los admiran y ven ellos el ejemplo exacto de la perfección. Si aprendiésemos a vernos así, seguramente no existirían tantos casos de baja autoestima.

Fuente: I Might Be Funny / Facebook

Quizá te interese: Un niño se escabulló sin vergüenza hacia el baño donde él estaba sentado. Su reacción lo es todo