Le negaron la ciudadanía a uno de sus hijos y ahora están luchando para que se cumplan sus derechos

Familia y niños

May 14, 2019 19:28 By Fabiosa

La sociedad ha avanzado mucho en términos de igualdad de derechos, pero aún hoy en día existen casos de discriminación que afectan profundamente la vida de aquellas personas que forman parte de un colectivo minoritario. Andrew y Elad Dvash-Banks sufrieron en primera persona este tipo de maltrato.

La pareja se casó en Canadá en 2010 y 6 años más tarde decidieron que se convertirían en padres gracias al alquiler de vientres. De esta forma, Andrew y Elad les dieron la bienvenida a sus gemelos, Aiden y Ethan. Cuando se legalizó el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, Andrew decidió iniciar los trámites para que el gobierno de ese país reconociera su matrimonio y a sus hijos.

Sin embargo, cuando presentaron los papeles en el consulado, se encontraron con una barrera burocrática que jamás pensaron posible. Un empleado público les informó a Andrew y Elad que solo uno de sus hijos recibiría el pasaporte, ya que el otro no estaba genéticamente relacionado a un ciudadano estadounidense.

Elad es ciudadano israelí y uno de los gemelos fue concebido utilizando su material genético. Por eso, ante los ojos del gobierno norteamericano, uno de los niños no tendría derecho a recibir la ciudadanía. Frente a este acto arbitrario y discriminatorio, Andrew y Elad acudieron a organizaciones de defensa a los inmigrantes e iniciaron una demanda.

De acuerdo a lo reportado por el medio NBC, una corte del estado de Florida determinó que ambos hijos de la pareja deben recibir el pasaporte norteamericano. No obstante, el Departamento de Estado apeló el fallo, por lo que ahora la decisión quedará en manos de un nuevo tribunal. 

Sin duda, la historia de Andrew y Elad es un ejemplo de cómo el sistema legal aún está lejos de respetar los derechos de las minorías, en especial cuando hay cuestiones de inmigración en el medio. A pesar de las dificultades, estos dos padres amorosos prometen luchar por los derechos de sus hijos hasta las últimas consecuencias. Ojalá pronto puedan obtener justicia y que no vuelvan a repetirse situaciones como esta.