Tras la sonrisa materna: La polémica foto de una madre trabajando con su recién nacido en brazos

Familia y niños

May 10, 2019 17:38 By Fabiosa

Ser mamá significa ingeniártelas para salir adelante con tu criatura, aunque a veces esto implique recurrir a métodos poco aprobados por la sociedad, de modo que en esta ocasión, los clientes de este lugar obtienen una dosis extra de ternura en su café, gracias a este bebito de tres semanas que acompaña a su mamá cajera todos los días.

Un bebé y una taza de café.

De acuerdo a una publicación de Parsnipity Café en Wichita, Kansas, la licencia de maternidad de Macee Hoffman duró poco, ya que a las tres semanas de dar a luz, regresó dispuesta a seguir cobrando a los comensales de este local acompañada nada más que de su recién nacido, ¿te imaginas?

La verdad es que tanto como los comensales como el personal de trabajo de Parsnipity Café están encantados con la adorable compañía del pequeño Jesse, este lindo bebé que brinda más dulzura que el mismo azúcar y tan es así, que hasta la encargada del lugar ayuda a su mamá a cuidarlo. ¡Observa cómo disfruta cambiarle el pañal!

Cabe mencionar que para esta pequeña empresa sus trabajadores son primordiales y Macee es una persona sumamente querida y apreciada, por lo que hacen lo que pueden para ayudarla en esta nueva etapa de su vida.

La polémica detrás de la ternura.

La mujer y su pequeño Jesse no están desprotegidos, ya que asistieron a trabajar bajo la ayuda de Parenting in the Workplace Institute, una organización que se dedica a apoyar con recursos y brindar asistencia a madres con hijos recién nacidos que necesitan llevarlos consigo al trabajo.

Por supuesto hay a quienes este caso no les parece tierno, sino todo lo contrario, lo miran como un reflejo del sistema injusto que rige la vida de miles de madres, quienes deben de encontrar la manera de cuidar de sus hijos en el trabajo debido a que por su corta edad no pueden ser aceptados en una guardería, pero también debido a que las licencias de maternidad duran lo mismo que un suspiro y las empresas no están dispuestas a apoyarlas con más.

Sin duda, llegar a recoger tu café por las mañanas y encontrarte la tierna imagen de un adorable bebé colgando del pecho de la cajera es sumamente lindo, pero no podemos evitar pensar que sería mejor que este par se encontraran descansado en su casa, como en un mundo ideal debería ser. ¿Tú que opinas?