Lo llaman peligro invisible, pero el envenenamiento por monóxido de carbono puede prevenirse

Familia y niños

June 26, 2018 18:03 By Fabiosa

Siempre que encendemos dispositivos que funcionan con gas natural, carbón, gasolina, madera u otros combustibles, debemos usarlos de la manera correcta. El monóxido de carbono, producido cada vez que se quema un combustible fósil, es un gas que no se puede ver ni oler, pero que tiene efectos nocivos para la salud.

gettyimages

Los hornos, calentadores y otros dispositivos emiten poca cantidad cuando funcionan correctamente. Pero si están fuera de servicio, o si la gente los usa en lugares incorrectos, los gases pueden acumularse, poniendo en peligro la vida.

Por ejemplo, la llama en una estufa "debe ser siempre de color azul (intenso en el centro y más claro en el exterior), porque esto indica que la combustión del gas es correcta. Atención si la misma es amarilla o naranja, esto indica la presencia de monóxido de carbono ya que el fluido se quema en forma incorrecta", asegura Julio Cesar Calvo, gasista matriculado en Argentina.

Mohd Sharif / Shutterstock.com

Hay cosas que puedes hacer para mantenerte seguro y aquí te las explicamos:

Prevención

S. Bonaime / Shutterstock.com


Alguien que está dormido puede morir de envenenamiento por monóxido de carbono sin despertarse. Esa es una razón más para verificar que tu hogar sea seguro.

Quizá te interese: Los 5 accidentes más comunes en casa y cómo evitar estos peligros

Cuando compres electrodomésticos que queman combustible, busca el sello de una agencia de pruebas como UL. En tu hogar, cualquier equipo debe instalarse con conductos de ventilación funcionando al aire libre.

Consejos

  • Mantenimiento: Haz que un técnico calificado inspeccione tu sistema de calefacción, calentador de agua y cualquier otro artefacto de combustión cada año. Si tienes una chimenea, la chimenea necesita una revisión.
  • Generadores de emergencia: no los uses en el garaje o sótano. Colócalos fuera de la casa al menos a 6 metros de ventanas o puertas.
  • Parrillas de carbón y estufas de campamento portátiles: Úsalos solo al aire libre.
  • Calentadores: Úsalos solo cuando alguien está despierto para vigilarlos; asegúrate de que haya algo de flujo de aire dentro y fuera de la habitación. No intentes usar un horno a gas para calentar.
  • Vehículos: controla el sistema de escape de tu automóvil o camión cada año. Si tu garaje está conectado a tu casa, no dejes un vehículo encendido allí. Incluso con la puerta del garaje abierta, los humos pueden filtrarse dentro de la casa. 

Signos de alerta

SeDmi / Shutterstock.com


Al mantener los ojos abiertos, puedes detectar evidencia de que los electrodomésticos están fuera de control o de que algo está mal. Algunas señales de peligro:

  • Hollín cayendo de chimeneas o electrodomésticos.
  • Ráfagas o vetas de agua en los respiraderos.
  • Tubos de ventilación sueltos o desconectados.
  • Humedad dentro de las ventanas.
  • Mampostería agrietada o desmoronada en una chimenea.

Detectores de monóxido de carbono

Ralf Geithe / Shutterstock.com

Estos detectores están disponibles en ferreterías y otras tiendas minoristas, y tu hogar debería tener uno o más.

Compra alarmas certificadas por un laboratorio de pruebas. Sigue las instrucciones sobre la instalación. Aquí hay algunas otras pautas:

  • Los detectores deben estar en cada nivel de la casa y fuera de cada área para dormir.
  • Prueba las alarmas una vez al mes. Algunas alarmas también emiten señales audibles por sí mismas si la batería se agota o se descomponen.
  • Si tienes varias alarmas, conéctelas todas juntas. De esta forma, si una de ellas detecta problemas, todas se disparan.
  • Antes de que surja algún problema, pregúntale al departamento de bomberos por el número a llamar si se activa la alarma.

Síntomas de envenenamiento

file404 / Shutterstock.com


Si inhalas demasiado monóxido de carbono, se acumula en el torrente sanguíneo, donde toma el lugar del oxígeno que le pertenece. Cuando tu corazón, cerebro u otros órganos vitales se ven privados de ese oxígeno, estás en problemas.

Si el gas peligroso ingresa a tu sistema, podrías:

  • Sentirte sin aliento.
  • Marearte.
  • Experimentar náuseas.
  • Tener dolor de cabeza.
  • Sentirte confundido.

El monóxido de carbono es especialmente peligroso para los bebés, las mujeres embarazadas y las personas con dolencias como el enfisema (que daña los alvéolos de los pulmones), el asma o las enfermedades del corazón. 

En caso de emergencia

Syda Productions / Shutterstock.com


Si crees que el monóxido de carbono te está afectando o tu alarma suena, sal al aire libre, ya sea al lado de una ventana o puerta abierta, o afuera. Asegúrate de que todos los demás en la casa también estén fuera.

Si alguien tiene síntomas de intoxicación por monóxido de carbono, busca ayuda de emergencia. No regresen a la casa hasta que sea seguro.

Recuerda que para evitar tragedias, lo mejor siempre es la prevención. Presta especial atención al mantenimiento de tu hogar, pues es el lugar donde toda tu familia se encuentra y el que, normalmente, todos perciben como un sitio seguro.

Fuente: NFPA, Safe Kids, NCBI, MedLine Plus, Web MD

Quizá te interese: 3 Labores domésticas de limpieza que pueden ser peligrosas para la salud y consejos para disminuir sus riesgos


Este material es suministrado solamente con fines informativos. Algunos de los productos y elementos discutidos en este artículo pueden causar una reacción alérgica y dañar su salud. Antes de usarlos, consulte con un técnico o especialista certificado. Los editores no son responsables de ningún daño u otras consecuencias que puedan ser generadas por el uso de los métodos, productos o elementos descritos en este artículo.